EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Florentino ven al Hércules

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

  Siendo coloquial podríamos decir que “menuda la tienen liada en el Real Madrid”. Tras quedar fuera de la Copa del Rey y de la Champions, cuando la ventaja era blanca en los partidos de ida de ambas competiciones, y hacer el ridículo más espantoso en la competición liguera, lees la prensa madrileña y compruebas que la relación entre el capitán del equipo, Sergio Ramos, y el presidente del club, Florentino Pérez, no parece atravesar por su mejor momento. Y no es para menos: dar por tirada toda una temporada en el mes de marzo está al alcance de muy pocos.

  Donde no está tirada, de momento, la temporada es en el Hércules. Pero parecen ponerle empeño en conseguirlo.

  Por mucho que la afición ayude, se ilusione, apoye o reme, los contínuos ataques de entrenador que sigue teniendo, partido sí, partido también, Lluís Planagumá están consiguiendo poner, ya no nerviosos, si no histéricos, a parte importante de aficionados y aficionadas blanquiazules.

   Si hacemos un breve repaso mental a la trayectoria herculana en este año, exceptuando las primeras (y majestuosas) jornadas de competición, todo es un no parar de sufrir no apto para corazones débiles. Que si partidos que no se ganan cuando son contra rivales, a priori, inferiores; que si encuentros que se ganan sufriendo; que si no controlar los “tempos”; que si cambios extraños. Créanme que intento hacer memoria y no recuerdo un solo “match” en el que el equipo haya sido superior o jugado de forma solvente.

   Obviamente, cuando hablas con la otra parte de la afición (que la hay) que justifica absolutamente todo, quizá por necesidad imperiosa de creer en un futurible ascenso, quizá por ser incapaz de criticar nada de lo que haga Ortiz y compañía, sueltan una frase digna de ser analizada: “esto es la Segunda B”. Y claro, ante semejante argumento, ante tal estudio concienzudo de la situación, a mí por lo menos se me queda cara de idiota. Como si el Mallorca el año pasado hubiese estado en el Mundial de Snooker. O como si el propio Hércules de Quique Hernández, allá por el año 93, se dedicase a la cría de cangrejos de río.

   No, no nos vale esa excusa. Al fútbol se puede jugar bien, mal o regular. Se puede ser atrevido o defensivo. Pero jugar (casi siempre mal), ser defensivo, regalar el  balón en muchas ocasiones al rival, y hacer continuamente la goma en la clasificación, precisamente en la Segunda B, no debiera ser propio de un club de la categoría del alicantino, máxime cuando Portillo y los máximos accionistas, este año sí, han conseguido tener una plantilla de postín. El saber sacar partido a esos jugadores y que jueguen como el buen equipo que debieran demostrar  ser es cosa de Planagumá.

   Estaremos atentos a lo que ocurra en estas diez (esperemos que sean más) finales. Porque sin ascenso nada valdrá. Pero es que sin playoff (en este momento así es) puede hacer que los cañones disparen de una vez por todas. Y todos deseamos el triunfo. Todos. Eso sí, si no se consigue, no habrá Presidente que abronque a nadie ni tome decisiones. Y es que jugarte tu propio patrimonio no es plato de buen gusto para nadie.  ¡Floren, vente al Hércules!

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies