EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Florentino, no me toques las canastas

ÓSCAR CRESPILLO / @ocrespillo22

Hay que reconocer que la sección de baloncesto del Real Madrid, de unos años a esta parte, está dando muchísimas alegrías a la afición merengue. Bajo la batuta de Pablo Lasso, y con la llegada de Angulo, Luyk, más Herreros que ya estaba, a la directiva de la sección baloncestística, los éxitos han ido sucediéndose uno tras otros, alcanzando su máximo la pasada temporada con la consecución de la Copa de Europa y esta con la Intercontinental. Más Liga, Copa y Supercopa. Y de nuevo Copa.

Estos días he oído a muchos conocidos culés (y también leído a desconocidos por las redes sociales) utilizar un tono despectivo sobre el título de la Copa del Rey del deporte de la canasta. Dicho tonito se podría resumir en una frase: “¿Qúe pasa, que ahora os gusta mucho el baloncesto?”.

Mi suerte, en esta ocasión, es que el básket siempre me gustó más que el fútbol. Y para no aburrir mucho al amable lector, resumiré mi admiración a este deporte en dos circunstancias: fui campeón de Alicante en dos ocasiones, otras dos en la provincia, entrenador y hasta árbitro; y prefiero ver un Joventut de Badalona-Gran Canaria antes que un Getafe-Espanyol (con todos los respetos para los seguidores de estos equipos).

Así que desde la admiración hacia este precioso deporte, desde la ilusión que me hizo comprobar cómo fuimos campeones del Mundo frente a Grecia y plantamos cara a los señores Dioses de la NBA, sabiendo que Pau Gasol es el mejor deportista español de la historia de nuestro deporte, desde mis recuerdos a Larry Bird, Jordan, Magic, Brabender, Petrovic o Corbalán, desde ahí pude celebrar el título de campeones el pasado domingo.

Leyendo lo que leo, escuchando lo que escucho y sabiendo lo que van enseñándome solo me quedan dos cosas: invitar a los aficionados culés a disfrutar del juego del Real Madrid de baloncesto (como yo disfruto del juego blaugrana en el balompié) y felicitarme porque Florentino no sepa apenas nada de básket. Donde mete las narices (deportivamente hablando) muere un gatito. ¡Floren: no me toques las canastas!

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?