EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Finalísima en el Martínez Valero

J. A. SOLER / @jasoler65

Con más bajas que altas tras el mercado invernal, con cambio en el banquillo, con parches en la defensa tras desprenderse de efectivos en la única línea que funcionaba y con una afición sin ánimo ni para desplazarse a Elche pues apenas se han vendido 200 entradas para la cita en el Martínez Valero ante el Ilicitano. En estas condiciones afronta el Hércules el atípico partido contra el filial del eterno rival.

Por si faltaba algo, los resultados de la jornada han relegado al conjunto blanquiazul a la sexta plaza por lo que la victoria en el coliseo franjiverde es más necesaria que nunca para no descolgarse de los puestos de promoción. Se puede decir que el encuentro ante el Ilicitano en Elche es un primer “match ball” para un Hércules que con este escenario de máxima necesidad confirma las pobres sensaciones que viene mostrando desde la primera jornada en Elda.

Por mucho que los resultados y la clasificación taparan la realidad futbolística, el Hércules nunca dio sensación de ser un firme aspirante al ascenso. Ni siquiera en las jornadas que estuvo líder. Por eso mismo, el club ha apostado por un relevo en el banquillo pese a estar en zona de promoción y la atmósfera ambiental que se respira en cada partido en el Rico Pérez es tan desangelada como la climatología de este fin de semana.

El mercado de invierno, lejos de ilusionar ha dejado frío al seguidor herculano que ha visto como han llegado jugadores como Indiano y Quero para el centro del campo pero nadie ha reforzado la línea de ataque a pesar de los pobres números que presentan los delanteros del Hércules. Encima, la defensa ha quedado menguada en efectivos con las bajas de Pardo y Aitor en un momento en el que Alex Muñoz está lesionado. También hay que añadir la marcha del canterano Juanma al Huercal Overa. Queda una ficha sub 23 libre en la plantilla.

En esta situación límite debuta Manolo Herrero como entrenador del Hércules. Además, lo hace en un partido asequible para cualquier equipo -el Ilicitano es colista y no gana desde hace tres meses- menos para el conjunto alicantino. Los motivos los sabe cualquiera. Y es que enfrentarse al filial del eterno rival suena más a partido marrón que a otra cosa. Si pierdes o empatas la afición rival se reirá de ti. Y si ganas, también. Por eso, el club franjiverde ofrece regalos de todo tipo para fomentar la asistencia entre los seguidores ilicitanos. A ellos el resultado les da igual.

Pero, aunque se rían, el Hércules necesita los tres puntos como el comer. Es un partido que, sin duda, marcará tendencia y de ahí que la victoria se haga imprescindible por muchos motivos. El primero para empezar a creer en un proyecto que ya venía tocado desde el verano y que aún lo está más tras cerrarse el plazo de fichajes. Y segundo por una cuestión de orgullo y respeto a una afición que no merece sufrir de esta manera. Argumentos de sobra para afrontar una finalísima en Elche.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?