EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Fernando dice adiós al Hércules tras no dar la talla…, ¿y Portillo?

J. A. SOLER / @jasoler65

Hace unas semanas, mientras el Hércules se jugaba la vida contra el Real Murcia en la primera eliminatoria de la promoción de ascenso, llegaban noticias a esta redacción sobre determinados movimientos en el mercado de fichajes por parte de Juan Carlos Ramírez de cara a la próxima temporada. Por supuesto, en Segunda B. Poca confianza debía tener el colaborador publicitario en el ascenso o en el mismo Dani Barroso si en vísperas de jugar en la Nueva Condomina tenía apalabrado algún jugador.

En esas maniobras en la oscuridad debía estar ya Paco Martínez, técnico de confianza del ex consejero delegado del Elche, que esta misma semana se ha incorporado a la comisión deportiva del Hércules “para trabajar junto a Dani Barroso”, según Ramírez. Resulta curioso ver como la nómina de la secretaria técnica crece mientras en la SAD se prepara una maniobra de ingeniería financiera, calificada por el alcalde de Alicante como “fraude de acreedores”, para evitar la disolución de la entidad.

Al margen de lo que ocurra el 30 de junio, que eso es harina de otro costal, llama poderosamente la atención que aquellos preacuerdos para fichar se hicieran a espaldas de Dani Barroso. Sabido es que la relación entre Ramírez y el director deportivo no es que haya sido muy fluída que digamos durante la temporada, pero no parece lo más correcto. Ni siquiera se justifica con los graves errores cometidos por el responsable técnico en la planificación de la última plantilla blanquiazul.

Precisamente, la falta de gol o delanteros determinantes para un equipo aspirante al ascenso es lo que ha terminado condenando al Hércules, más que los perjuicios arbitrales ante el Cádiz. La apuesta de Barroso por Fernando y Portillo ha supuesto un fracaso absoluto, ambos con pobrísimos registros realizadores y ni un solo tanto en la promoción. Con esos números, es normal que la línea que más debe reforzarse ahora es el ataque. Y para ello es necesario que para que unos entren, otros tengan que salir.

Fernando se ha despedido del Hércules en su cuenta de twitter. Ya le han comunicado en el club que no va a continuar. Es lógico y él mismo lo reconoce. Lo que no resulta tan normal es que el criterio que se utiliza para un delantero que ha fracasado, ni siquiera se plantee para el otro que tampoco ha dado la talla, además de que resta mucho más que suma por otros factores.

El argumento utilizado hace un año por la dirección deportiva de que Portillo marcaría diferencias en Segunda B se ha caído por completo. Y una vez demostrado que no es el referente que el Hércules necesita, solo le queda la vigencia de un contrato ampliado de forma incomprensible hace un año apenas unos días después de que el Rico Pérez fuera un clamor contra él por esconderse en el banquillo en el último partido en Segunda División ante el Barça B.

Mientras tanto, Fran González, un jugador que se ha ganado el cariño de la afición, tiene pie y medio fuera del Hércules. Y es que el cariño no se compra ni se roba, se gana. Portillo se lo ganó hace 5 años con aquel gol al Rayo Vallecano, pero lo perdió totalmente dos años después con un retorno que ha hecho más daño que goles. Tanto que la ilusión generada en estas últimas semanas en los herculanos puede quedar reducida a la mínima expresión por su más que probable continuidad. Es la cruda realidad que ve cualquiera que no sea palmero o estómago agradecido del que, por el momento, no es dueño de nada pero manda en todo.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?