EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Fallece Cruyff, un genio del fútbol

J. A. SOLER / @jasoler65

El fallecimiento de Johan Cuyff ha conmocionado al fútbol mundial. No es para menos. Ha sido un grande entre los grandes. Un genio que cambió la manera de jugar en este deporte tanto en su etapa como jugador como después en el banquillo. El fútbol de hoy en día, el mismo que ha llevado a la selección española a la cumbre en los últimos años, no sería igual sin la influencia del holandés.

Tuve la suerte de ver jugar a Cruyff como jugador en el Rico Pérez. Varias veces, además. De hecho, jugó el partido inaugural del estadio alicantino y anotó uno de los goles de aquel Barça que lideraba sobre el césped. Y es que “el flaco”  era a mitad de los años 70 el indiscutible rey del fútbol. Un mes antes de aquella cita del 3 de agosto de 1974 en Alicante había asombrado en “su” Mundial. No levantó la copa de campeón en Alemania, pero dejó un legado futbolístico que le ha convertido en leyenda.

Cruyff nunca olvidó los marcajes a los que le sometía Juan Baena cada vez que se enfrentaba al Hércules. El capitán blanquiazul, sin dar una patada, sabía como frenar al holandés del Barça con sus cambios de ritmo y genialidades con el balón. Sin pretenderlo, hasta influyó en la etapa más gloriosa del equipo alicantino. Su llegada al Barcelona dejó a Barrios sin opciones de jugar en el Camp Nou. Esta situación propició que el “Tigre” aterrizara en el Rico Pérez y se convirtiera en el goleador del mejor Hércules de la historia.

Si como jugador marcó una época, al igual que a Di Stéfano no le hizo falta ganar un Mundial para ello, como entrenador también dejó una herencia única. En el banquillo del Ajax dio la alternativa a jugadores como Marco Van Basten o Frank Rijkaard, entre otros. Y en el Barcelona cambió la historia de un club que hasta ese momento convivía de forma frecuente con la derrota. Todo eso bajo el discurso de que es más fácil llegar al triunfo jugando bien o insistiendo en que la mejor defensa es tener el balón. Conceptos que hoy en día figuran en el manual de cualquier técnico pero que hace 30 años no calaban tanto.

Johan Cruyff consiguió que el fútbol tenga un antes y un después tanto como jugador como de entrenador. Eso es algo que está al alcance de muy pocos. Prácticamente ninguno. Y eso es mucho más que su tres balones de oro, las tres Champions que conquistó con el Ajax o la primera Copa de Europa del Barcelona. El mejor título de todos los que logró, que no fueron pocos, fue su manera de entender el fútbol. Porque el fútbol no se entendería jamás sin un genio como Cruyff.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?