EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

En tierra quemada no crece la hierba (1-2)

J. A. SOLER / @jasoler65

Que el Hércules pierda dos de los tres partidos que ha disputado en el Rico Pérez es preocupante. Que en apenas 5 jornadas esté a la friolera de 10 puntos de su objetivo es alarmante. Que solo haya marcado 2 goles en 450 minutos es terrible. Que desde hace años este club sea incapaz de formar un equipo competitivo, ni siquiera en Segunda B, es deprimente. Pero que el responsable de esta sinrazón no quiera soltar el juguete ni a tiros… Eso es de vergüenza.

Porque causa vergüenza ver el estadio Rico Pérez con menos de 3.000 personas -en otros partidos no había final de basket y no habían muchos más- en un partido oficial. Porque causa vergüenza mirar al marcador y ver un adefesio como el club. Porque causa depresión ver como un equipo se desmorona porque la planificación está viciada por lo de siempre. Y porque harta ver como el que tiene que marcar diferencia ni se inmuta cuando la grada le pita o, lo que es peor, se mofa de él.

En este ambiente de profunda depresión, el Hércules vuelve a suicidarse. Ya lo hizo Manolo Herrero en plenas Hogueras cuando defendió la continuidad de Portillo porque lo veía marcando 15 goles. Como también se condenó un año antes Dani Barroso renovando a quién nadie quería por su pobre rendimiento y por ser la extensión del palco en el terreno de juego. Lo de generar crispación que perjudica al resto del equipo es debate externo.

El Reus, sin hacer grandes alardes, caminó como quiso por el Rico Pérez. No tardó mucho en sacarle los colores al Hércules con un penalti de Rojas, un defensa que de momento no está dando la talla. Alex Colorado no perdonó desde los 11 metros en el minuto 8. Si ya había presión antes de empezar el choque, ni más ni menos que por estar a 7 puntos de los primeros, con 0-1 era para ponerse a temblar.

Pudo el Reus rematar al Hércules en dos situaciones claras de gol, pero fue Gallar el que empató al saque de una falta nacida tras un balón que Gato estrelló en el larguero. Con 1-1 se llegó al descanso. En el segundo tiempo, el conjunto catalán manejó el balón a su antojo recordando los tiempos de Pacheta en los que cualquier rival de medio pelo metía atrás al equipo alicantino.

Manolo Herrero, que no estuvo acertado en el planteamiento, quitó al desaparecido Portillo, una vez más pitado por la grada, para dar entrada a Miñano. El objetivo era tener más el balón y buscar así un triunfo necesario. Durante unos minutos hubo un pequeño arreón blanquiazul con dos buenas opciones de Gato para marcar. Pero la falta de gol sigue siendo un lastre para este Hércules que se cae a la mínima.

En el minuto 89 fue expulsado Juanma Espinosa por doble amonestación. El Hércules afrontó el descuento en inferioridad numérica y de ello se aprovechó el Reus para marcar por mediación de Haro. El 1-2 mató al Rico Pérez. La gente se marchó antes del pitido final. Porque todos esos fieles ven con claridad que esta situación deportiva, a un punto de la promoción de descenso y a 10 del líder, no es más que el reflejo de lo que vive la institución cuyos gestores siguen atrincherados en tierra quemada. Ahí, con los pirómanos que están, dificilmente puede crecer algo. Ni siquiera la hierba.

Ficha técnica

Hércules: Iván Buigues, Connor, Peña, Rojas, Álex Muñoz, Yeray, Nieto (Mariano Sanz, min. 80), Juanma Espinosa, Portillo (Miñano, min. 62), Gato y Gallar (Adri Cuevas, min. 45).

Reus: Edgar, Alberto, Marín, Olmo, Moyano, Jaume (Raúl, min. 75), Ricardo, Ramón, Edgar (Fernando, min. 84), Oscar Rico (Haro, min. 63) y Colorado.

Arbitro: Gallego Gambín (murciano). Expulsó por doble amonestación al local Juanma Espinosa en el minuto 89. Mostró tarjetas amarillas a Iván Buigues, Connor, Rojas, Gato y Mariano Sanz por el Hércules y a Edgar y Óscar Rico por el Reus.

Goles: 0-1, min. 8. Colorado de penalti. 1-1, min. 34. Gallar. 1-2, min. 90. Haro.

Estadio: Rico Pérez. 3.000 espectadores.

Hércules

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?