EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

En el Hércules las ponen botando

J. A. SOLER / @jasoler65

El Hércules sigue disputando su primer partido de “promoción” en Hacienda. Si supera esta ronda, que no parece fácil, vendrán otras igual o más de complicadas -reconvenio de acreedores, acciones del IVF y Bruselas-. De momento, el envite sigue en el aire y la planificación deportiva paralizada pese a que la competición terminó hace casi tres semanas para un equipo alicantino que en abril podría haber empezado a moverse tras quedarse entonces sin opciones de disputar las eliminatorias de ascenso.

La Agencia Tributaria lleva una semana descifrando la última oferta de pago presentada por el club que preside Juan Carlos Ramírez, una tensa espera que puede hacer saltar al Hércules en mil pedazos si el fisco no acepta la propuesta de los dirigentes herculanos. De hecho, las declaraciones del presidente en los últimos días y la reunión que mantuvo esta semana con aficionados y peñistas no invitan precisamente al optimismo.

Decir que el Hércules hizo “el bobo” pagando en abril las cuotas pendientes no ayuda mucho a mejorar la predisposición de Hacienda para dar el visto bueno al nuevo plan de pagos de Ramírez. Tampoco las amenazas de liquidación sirven para ablandar a una administración pública a la que le fueron con el mismo cuento clubes vecinos como el Elche CF y Real Murcia. Ambos fueron descendidos de categoría pese a amenazas de desaparición, promesas de pago y manifestaciones multitudinarias.

Y es que esa canción que utilizan los malos pagadores se la conoce Hacienda al dedillo. Y más en el caso del Hércules al que hace años tomaron la matrícula por no pagar ni al frutero. Encima, la Agencia Tributaria observa con perplejeidad como los mismos que exigen cómodos plazos de pago de su deuda con todos cometen la torpeza hace apenas 3 meses de pujar con 3,5 millones por un estadio de fútbol.

En el fondo, es normal que Hacienda o cualquier acreedor no pase ni media al Hércules y que apriete las tuercas al máximo a los que no tienen dinero para esto pero sí para otros menesteres vinculados al baloncito. Mientras tanto, la plantilla sigue expectante y haciendo tiempo con entrenamientos de baloncesto en el Pabellón hasta conocer su futuro. Los que tienen que llegar -entrenador, fichajes, etc.- no querrán esperar mucho más.

Si en condiciones normales, sin tantos obstáculos y con todo el tiempo del mundo, la dirección deportiva no ha atinado mucho en planificaciones anteriores, para este año que están bloqueados por una situación generada por ellos mismos… Igual hasta afinan más el ojo por aquello de que al Hércules le va más transitar por el camino más sinuoso. Pero también es verdad que cuesta demasiado creer en que los autores de un desastre mayúsculo vayan a acertar ahora que lo tienen mucho más complicado para trabajar.

Por lo pronto ya se ha perdido más de un mes en la construcción de un nuevo proyecto. Demasiado tiempo teniendo en cuenta las urgencias de este club. Eso si, ya tienen la excusa perfecta por si vuelven a patinar, aunque, al igual que le pasa a sus jefes con el tema de los pagos, tampoco les creerá nadie por la hoja de servicios de años anteriores. Sobre todo, porque la ponen botando a cualquiera. Desde acreedores que cobran tarde, mal y nunca hasta “oportunistas” que no tragan con milongas antes, durante y después.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?