EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El vudú del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Que el director deportivo del Hércules hablé de vudús para justificar que los delanteros que ficha o renueva no marcan un gol ni al arco iris suena más a un chiste que a cualquier otra cosa. Si después de 30 fichajes en menos de dos años y tres entrenadores este equipo sigue sin dar la talla, no parece que el problema sea una cuestión de de vudús sino más bien de trabajo y acierto.

Y es que uno no sale de su asombro cuando escucha a Dani Barroso decir que no encuentra respuestas al problema con el gol que lastra al Hércules desde que iniciara este proyecto en Segunda B. No es muy difícil encontrarlas a poco que se repasen determinadas decisiones y actuaciones.

Su primera decisión en la planificación de la plantilla fue renovar a un delantero que ya no estaba para estos trotes y, mucho menos, con la tensión que generaba en la grada. Esto lo sabía cualquiera de los 3.000 herculanos que se dieron cita en el último partido del equipo blanquiazul en Segunda División. Sí, en aquel encuentro de junio de 2014 contra el Barça B en el que la grada clamaba con burla contra la primera gran apuesta para el ataque del Hércules en Segunda B. Por si había alguna duda, dos meses después en Elda quedó claro clarísimo.

Para acompañar a Portillo en la tarea del gol la dirección deportiva trajo a Fernando, un jugador honrado y disciplinado pero que, salvo un año en el Cartagena, sus registros goleadores nunca estuvieron a la altura exigible para un equipo con tantas urgencias como el Hércules. Actualmente está en el Reus, no es titular y sus números son similares a los que tenía hace un año en el Rico Pérez o en anteriores clubes a su paso por Cartagonova.

Pese a ello, en el mercado invernal de la temporada pasada el cuerpo técnico no consideró necesario reforzar el ataque. El Hércules se clasificó de milagro para la promoción de ascenso y en las eliminatorias ninguno de sus delanteros anotó un solo gol. Teniendo en cuenta los argumentos anteriormente expuestos sobre los dos goleadores de la plantilla, no son datos sorprendentes.

Después del fiasco del primer proyecto, para esta temporada la dirección deportiva volvió a apostar por Portillo como referente realizador y el resultado no pudo ser peor: 0 goles tras más de 1.000 minutos jugados. Este demoledor registro junto a la creciente crispación generada por la presencia del futbolista en el campo propició su retirada y recolocación en el cuerpo técnico como “adjunto” a Dani Barroso.

La otra apuesta goleadora en la planificación fue Mariano Sanz, un delantero que en el Racing de Santander había anotado 4 dianas en su primera temporada en Segunda B y 6 en la anterior en Segunda. Con estos números, que el benidormense lleve 2 goles en los minutos que ha disputado con el Hércules entra dentro de la lógica.

Curiosamente, los dos tantos de Mariano Sanz son los únicos anotados por algún delantero del Hércules tras cumplirse dos tercios de temporada. Tuvo que retirarse Portillo y pasar a la secretaría técnica para empezar a buscar de verdad refuerzos para el ataque en el último mercado invernal. Llegó David Mainz, que tampoco es un 9 puro, pero que había marcado goles importantes en anteriores equipos.

De momento, Mainz acumula cinco partidos jugados con el Hércules y aún no se ha estrenado. Más que un vudú el problema puede estar en que el exjugador del Huesca es un buen segundo punta pero que no se encuentra tan cómodo cuando lo hace como único delantero. Y es que en El Alcoraz jugaba más acompañando a un 9 nato que solo como hace en el Rico Pérez. Esta es una posible respuesta a las dificultades que pueda encontrar Mainz para marcar goles como blanquiazul.

Lo que realmente resulta incomprensible es que en las últimas semanas el cuerpo técnico esté al completo viendo los partidos del filial. Dani Barroso, Vicente Mir (antes Manolo Herrero), Portillo, Lledó y Balaguer viendo todos el mismo encuentro. Está muy bien que presten atención al Promesas, pero no parece necesario semejante despliegue. Hay otros partidos de Tercera o Segunda B a esas horas y así podrían tener controlados a jugadores como Sergi Guardiola, Cristian Perales o Carlos López.

Estos tres delanteros, por citar algunos, no hace mucho marcaban goles como churros en Novelda, apenas a 20 kilómetros del Rico Pérez. Mientras en el Hércules renovaban a Portillo hace dos veranos, Sergi Guardiola recaló en el Eldense y Carlos López, que llegó a estar hace unos años en la cantera blanquiazul, cambió La Magdalena tras anotar 13 goles en media temporada por el Aris Limassol chipriota. En esas mismas fechas, al Rico Pérez llegó Quero. Sin comentarios. Efectivamente, el problema con el gol en el equipo herculano debe ser cosa de vudús.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?