EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El verdadero objetivo del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65 / Foto: Elbierzodigital.com

La manita en Ponferrada ha venido a dejar claro que en Segunda División hay que ir con pies de plomo porque cualquiera te puede pintar la cara. En el Hércules se viene vendiendo desde el mes de julio que hay mimbres para aspirar a estar entre los seis primeros. Puede ser aunque resulte una temeridad decirlo abiertamente.

Pero es que en este largo viaje de 42 partidos hay una primera parada obligatoria en la que obligatoriamente hay que deternerse para repostar para llegar a las siguientes metas con suficiente combustible. Esa primera estación se llama 50 puntos o también permanencia. Y en el Hércules, después de lo que se sufrió la temporada pasada para llegar a ella, poco se había pensado en ella hasta ahora, sino en la siguiente.

Ese puede ser el primer gol que encajó el Hércules en Ponferrada. Innecesariamente se ha cargado de presión a las primeras de cambio cuando en esta categoría lo que suele funcionar es transitar sin hacer mucho ruido. Porque presión deben tenerla equipos como el Zaragoza, Deportivo o Mallorca, tres equipos que después de muchas temporadas en la élite han dado con sus huesos en Segunda División. No es el caso del Hércules

Que un equipo que hace apenas seis meses se le daba por descendido se auto imponga la etiqueta de aspirante al ascenso suena casi igual que la “concesión” de la insignia de oro y brillantes del Hércules a quién le ha llevado a tres concursos de acreedores. Quique Hernández ha demostrado históricamente que es capaz de revertir situaciones después de sufrir severas manitas. Además, ahora dispone de una plantilla con mayor calidad que hace unos meses. Con estas premisas, el 5-1 de Ponferrada no debería tener mayor recorrido.

Sin embargo, hay otros agentes en el club que continúan poniendo palos a las ruedas. Son los mismos que siguen sin creer en el fútbol base, por mucho que les digan y se hagan fotos con canteranos. Son los mismos que prescinden de trabajadores cualificados en los despachos. También son los mismos que, como dijo Quique Hernández, montan un numerito cada día. Esto sí que es un problema, sobre todo, si a la pelotita le da por no entrar demasiado en la portería rival. Más que un problema, es peligroso. Y por todo eso resulta difícil pensar más allá de 50 puntos por muchos mimbres que aparezcan en el cesto.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?