EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El San Lorenzo de Almagro cambió la historia del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

El Hércules disputó su último partido en el campo de La Viña el 1 de junio de 1974. Fue un encuentro amistoso que en un principio se planteó como homenaje a la plantilla que una semana antes había logrado un histórico ascenso a Primera División. Precisamente, aquella cita contra el San Lorenzo de Almagro argentino, el equipo del Papa Francisco, tuvo gran incidencia para que el club blanquiazul iniciara la mejor etapa de su historia.

El 26 de mayo de 1974 el Hércules certificó su retorno a Primera División de la mano de José Rico Pérez en la presidencia y Arsenio Iglesias en el banquillo. El club quiso celebrarlo a lo grande porque, además, este ascenso coincidió con la despedida al viejo campo de La Viña. El San Lorenzo de Almagro, campeón de la Liga Argentina en ese momento, fue el rival elegido para este emotiva cita hace justo 40 años.

El equipo del Papa Francisco contaba con destacadas figuras como Olguin, Chazarreta, Ameijenda y Ortiz, todos internacionales con la selección argentina junto al portero Jorge D´Alessandro y el rubio defensa Ricardo Rezza. Un gran equipo con jugadores muy interesantes para los clubes españoles que en aquellos años solían fichar numerosos futbolistas sudamericanos.

Aquel partido con el campo de La Viña lleno trajo también un motín en el vestuario del Hércules por la prima del ascenso. José Rico Pérez hizo la cruz a varios jugadores importantes de la plantilla, entre ellos, Zamora, Eladio, Rivera… Los dos primeros salieron y el último continuó pese a que llegaron a abrirle la puerta de salida, pero le fue retirada la capitanía que a partir de ese momento recayó en Juan Baena.

Por todo ello, el Hércules buscaba un portero y un defensa central de garantías para el nuevo proyecto en Primera División. D´Alessandro y Rezza, el portero y uno de los defensas del San Lorenzo de Almagro, estuvieron a punto de recalar en el equipo alicantino, pero las negociaciones se rompieron. Ambos argentinos terminaron fichando por la UD Salamanca, que también había ascendido a la élite ese mismo ejercicio. en donde triunfaron.

José Rico Pérez insistió en el mercado argentino para reforzar esas dos posiciones tras frustrarse las incorporaciones de D´Alessandro y Rezza. El histórico presidente fichó a Miguel Angel Santoro, portero internacional del Independiente de Avellaneda que recomendó la incorporación de un joven defensa llamado Carmelo Héctor Giuliano. Los dos argentinos se convirtieron en pilares fundamentales de un Hércules que haría historia con los grandes. Y todo surgió a raíz de aquel partido con el San Lorenzo de Almagro, el último en La Viña.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?