EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El salvoconducto del Hércules que conduce al fracaso

J. A. SOLER / @jasoler65

Que el Hércules viva instalado de forma permanente en la frontera entre la vida y la muerte es la habitual forma de vivir de una SAD convertida desde hace dos décadas en una especie de cajón desastre. Curiosamente, ese mismo cajón desastre en el que tienen cabida todos aquellos que no sirven para las otras empresas del grupo es el salvoconducto que mantiene vivo a uno de los símbolos de Alicante.

Esta aparente contradicción tiene una explicación sencilla. Y es que mientras el amo tenga hijas, yernos, cuñados, amigos de la familia o palmeros a los que haya que agradecer los servicios prestados, la supervivencia del Hércules estará garantizada.

Todo eso por mucho que la dirección deportiva acumule un fracaso tras otro, por mucho que el equipo esté cada año más lejos de regresar al fútbol profesional, por muchas afrentas contra los fieles, por mucho que las deudas sigan sin pagarse, por mucho que la imagen de una entidad casi centenaria esté cada vez más desacreditada o por mucho que la culpa siempre sea de los demás. Faltaría más.

En el fondo, los que queremos que el Hércules siga vivo no nos queda más remedio que aceptar que esto es una Sociedad Anónima Deportiva en la que priman los intereses personales y familiares de los dueños sobre el sentimiento de los incondicionales a un escudo o unos colores. Es algo tan evidente como aconsejable reubicar a toda la “kriptonita” blanquiazul en cargos en los que tengan poco o ningún poder de decisión para dejar en puestos ejecutivos a profesionales, como los que tienen en sus otras empresas.

Solo así el salvoconducto del Hércules podrá servir como solución y no como un problema. Más bien un gran problema que asegura enésimo fracaso. Como muestra, el CD Castellón, otro histórico convertido en su día en un cajón desastre como el club alicantino. El resultado, siete temporadas en… Tercera División. Y aún sigue ahí gracias a una gestión del mismo perfil a la que se lleva en el Rico Pérez en las dos últimas décadas.

Como para no tener en cuenta porque de seguir todo igual por aquí, que ahora estemos en Alicante empezando a mirar hacia abajo no es nada con lo que podría llegar más pronto que tarde. Especialmente, si mantienen el club en manos incapaces. De esta forma, lo que está garantizado en el Hércules, además de la supervivencia, es el fiasco continuado. Sobre todo si no cambia nada después de sonados fracasos.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.