EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Rico Pérez y los goles del marcador

J. A. SOLER / @jasoler65

Empieza a ser inquietante, por no decir preocupante, lo mucho que le cuesta al Hércules sacar adelante los partidos en el estadio Rico Pérez. Más o menos igual que hace diez años, también en Segunda B, cuando el equipo blanquiazul que dirigía José Carlos Granero se encontraba con el mismo problema. Por entonces, con otros rivales con mucho nivel y presupuesto en el grupo, esta carencia de no ganar como local condenaba al más pintado por mucho que a domicilio venciera con frecuencia.

Afortunadamente, en la actualidad no hay rivales de tanta entidad y ganar 3 partidos de 10 jugados en el Rico Pérez se ha convertido en una anécdota porque el Hércules, a pesar de estos números, es líder. Un buen trabajo defensivo está resultando suficiente para transitar con cierta suficiencia por la competición. Porque goles en la portería contraria, al igual que triunfos locales, poquitos. Un registro de 20 tantos en 17 jornadas puede servir para estar líder a mitad de campeonato, pero ese pobre promedio realizador es posible que no alcance para superar a un Oviedo, que firma casi el doble de goles en los mismos partidos, al Cádiz, Murcia, Logroñés, Jaén o Real Unión de Irún en una hipotética eliminatoria de ascenso.

Ahí es donde estas miserias suelen aflorar. No es un buen síntoma que los máximo realizadores del líder apenas superan las 4 dianas y no aparezcan ni entre los 10 mejores goleadores del grupo. Como tampoco lo es que el Hércules de Pacheta apenas haya ganado un 30 por ciento de los partidos en el Rico Pérez. Con números similares, Granero no pudo meter al conjunto alicantino en promoción a pesar de estar rondando esas posiciones en determinados momentos de la temporada.

Está claro que las condiciones climáticas que rodearon al partido contra el Espanyol B impiden hacer un análisis objetivo a nivel deportivo, pero sí se puede hacer con los 9 encuentros anteriores en el estadio Rico Pérez. La disposición, el juego y las ocasiones fueron similares a otros partidos en Alicante que se jugaron en seco y sin tanta agua. El resultado, salvo en tres ocasiones, también fue parecido por mucho que el marcador se empeñara en dar goles al Hércules sin que el balón entrara en la portería. Una curiosa situación que arrancó alguna sonrisa en la grada, pero que no deja de ser el fiel reflejo de cómo funcionan las cosas en la SAD.

PD: Resulta difícil entender que el campo estuviera más encharcado al principio del partido que al final cuando no paró de llover durante los 90 minutos. Otro misterio como el pixelado del marcador.

Hércules

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?