EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Rico Pérez se llenó en promoción cuando no pagaron los abonados

J. A. SOLER / @jasoler65

El Hércules tiene experiencia en disputar promociones de ascenso a Segunda División después de tres etapas diferentes en el pozo de la Segunda B. El rechazo generado en la afición tras la insinuación del club para que los abonados pasen por taquilla en el caso de que el equipo de Manolo Herrero se clasifique para la fase decisiva, obliga a echar una mirada atrás para buscar antecedentes.

El último de ellos fue en 2005, hace justo diez años. El Hércules terminó accediendo a la promoción de ascenso en una temporada en la que fue de menos a más con una magnífica segunda vuelta. El equipo había generado ilusión con triunfos determinantes y el club apostó por un mini abono de final de temporada para no abonados de 10 euros que incluía los tres últimos partidos de competición regular en el Rico Pérez –Girona, Espanyol B y Barça B eran los rivales- y la promoción de ascenso. Ascenso-Alcalá

Los abonados de toda la temporada no pagaron entonces y el estadio alicantino registró muy buenas entradas de público en los partidos en los que debía asegurar el pase a la promoción y asistencias de 18.000 espectadores en el duelo ante el Ceuta y de 30.000, lleno absoluto, en el definitivo encuentro ante el Alcalá en el cual el Hércules firmó el ascenso a Segunda División.

Tres años antes, el Hércules también disputó otra fase de ascenso. El equipo blanquiazul había firmado una campaña irregular y las sensaciones no eran buenas pese a clasificarse para la promoción con dos jornadas de antelación. Estaba Felipe Miñambres en el banquillo -había reemplazado a Alvaro Pérez– y en el equipo estaban Toño, Txutxi, Edu García, Parrado, Santos, etc. El club decidió cobrar a los abonados y el resultado fue que se vendieron poco más de 5.000 pases para la liguilla. La asistencia de público al Rico Pérez en el “play off” no superó los 6.000 espectadores en ninguno de los tres partidos. Subió el Terrassa con pleno de victorias.

En el año 2000, ocurrió algo similar. El Hércules fue de más a menos en la Liga con Manolo Jiménez en el banquillo. La respuesta de la afición a la hora de pasar por taquilla para la promoción fue escasa y en ningún partido de la promoción la asistencia de público estuvo acorde a la importancia de los partidos. De hecho, el intrascendente último encuentro ante el Universidad de Las Palmas, que fue el equipo que ascendió, se jugó con menos de 1.000 espectadores en el Rico Pérez.

En 1993 el Hércules jugó su primera promoción de Segunda B a Segunda y fue otra historia. El equipo de Quique Hernández sufrió para meterse en la liguilla pero con unas sensaciones magníficas tras realizar exhibiciones ante rivales poderosos como el Real Murcia (2-0), Levante (3-2 tras remontar un 0-2), Mestalla (3-5 y 5-1), Elche (2-0 y 1-2) o Nástic de Tarragona (1-3 y 4-0). El club sacó a la venta abonos de “play off” y se vendieron cerca de 20.000. El Rico Pérez registró grandes entradas ante el Torrelavega, Salamanca y Las Palmas con una media de 25.000 espectadores.

En las fotografías que ilustran esta información se puede apreciar como estaban las gradas del Rico Pérez en anteriores promociones de ascenso, concretamente, en la última disputada en 2005. Una muestra inequívoca de lo que más puede convenir en esta ocasión teniendo en cuenta los antecedentes y las circunstancias actuales en el Hércules.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?