EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Rico Pérez cumple 41 años

J. A. SOLER / @jasoler65

El estadio Rico Pérez cumple 41 años. El 3 de agosto de 1974 se inauguró un recinto deportivo que ha sido escenario de 12 temporadas del Hércules en  Primera División, ha acogido tres partidos de un Mundial de fútbol y más de media docena de encuentros internacionales de la selección española.

Un coliseo cuya historia forma parte de la ciudad de Alicante pues entre 1994 y 2007 fue de propiedad municipal. Antes, desde 1974 a 1994 lo fue del Hércules CF al ser la entidad que construyó el estadio y en los últimos 8 años la titularidad corresponde a Aligestión Integral SL, sociedad propiedad del constructor alicantino Enrique Ortiz.

FOTO 10. INAUGURACION RICO PEREZ

El proceso para la adquisición de la parcela duró varios años y la idea que había nacido a mitad de los años 60 no pudo convertirse en realidad hasta una década después.Y es que la compra de los terrenos por parte del Hércules para poder construir el mayor estadio de fútbol que ha tenido Alicante tuvo su origen en un partido de Copa disputado en 1966 por el equipo blanquiazul.

Con las 400.000 pesetas (3.600 euros) que la UD Las Palmas abonó al conjunto alicantino por jugar un partido de desempate en el antiguo estadio Insular, el club que entonces presidía Joaquín Ferrer Stengre adquirió una parcela en el Monte Tossal de 26.272 metros cuadrados, justo entre la Casa Sacerdotal y la Ciudad Deportiva.

Esos terrenos se extendían hasta donde ahora está el Centro de Tecnificación y fueron donados por el Hércules al Ayuntamiento de Alicante que los utilizó para la construcción del actual Pabellón Pitiu Rochel y las Piscinas Municipales. José Rico Pérez impulsó al inicio de la década de los 70 la construcción del estadio y ese sueño pudo cumplirse en el verano de 1974, hace ahora 41 años.

En una asamblea celebrada el 12 de junio de 1974, pocas fechas después de que el Hércules lograra en Pamplona el ascenso a Primera División para iniciar su etapa más gloriosa, los socios compromisarios del club blanquiazul aprobaron por unanimidad que el nuevo estadio se denominara José Rico Pérez. Con una capacidad para 30.000 espectadores sentados -por entonces casi todos los recintos futbolísticos contaban con numerosas localidades de pie-, Alicante se presentó en la élite del fútbol con el estadio más moderno del país. ENTRADA MUNDIAL RICO PEREZ

Con el estreno del Rico Pérez, la afición alicantina disfrutó de los mejores años del Hércules. Con Giuliano, Saccardi, Barrios, Kustudic, Amador, Carcelén o Kempes, el conjunto blanquiazul militó 10 temporadas en Primera División entre 1974 y 1986. En ese periodo, la FIFA también designó sede del Mundial 82 un estadio que en esos momentos era propiedad del Hércules. La modernidad de la instalación así como el peso de José Rico Pérez y del club alicantino en los estamentos federativos al estar consolidado en la élite del fútbol nacional resultó determinante para la elección.

El Mundial de fútbol de 1982 ha sido el mayor acontecimiento deportivo que ha vivido la ciudad en su historia. Y eso llegó gracias a un estadio que puso Alicante en el mapa del mundo. Porque a los vigentes campeones del mundo de entonces, Argentina, eligieron el Rico Pérez y la terreta como sede de sus partidos. Diego Armando Maradona, uno de los tres mejores futbolistas de todos los tiempos,  debutó y realizó en Alicante su primera exhibición en un Mundial.

Algo que dejó huella en esta histórica instalación, pero sobre todo en la memoria y el corazón de los alicantinos que vivimos y disfrutamos aquello. Por todo eso el Rico Pérez es algo más que un estadio de fútbol. Es un emblema de Alicante que merece tener un 41 aniversario acorde a lo mucho que ha ofrecido a la ciudad, aunque quizás para algún desmemoriado sea únicamente una posibilidad frustrada de negocio.

 

 

4 Comments

  1. Decanato

    27/07/2014 at 12:59 am

    1) Los terrenos costaban casi cuatro millones. Las 400.000 fueron una reserva/señal.

    2) El Hércules se comprometió en 1956 a pagar la adquisición de La Viña en nueve plazos. Al no responder, la Caja de Ahorros empezaba a meter prisa. ¿Cómo salir del problema? Saliendo de La Viña. ¿Cómo hacerlo? Reservando terrenos e involucrando al Ayuntamiento: tú te haces cargo de la hipoteca de La Viña, de los terrenos del nuevo campo y de la construcción del estadio, evidentemente municipal. ¿Cómo financiarlo? Recalificando La Viña. Eso propuso Stengre y así se aprobó en 1967 y se ratificó en el 69. El Ayuntamiento fue la garantía de que los terrenos, aún sin pagar, fuesen los del nuevo estadio y, gracias también al Ayuntamiento, la Caja no ejecutó el embargo de La Viña por impago.

    3) Tras unos años en compás de espera, siendo el Ayuntamiento el elemento necesario para la continuidad del plan (el Hércules había pasado de Primera a Tercera en apenas dos años y había multiplicado su deuda), Rico Pérez vio la ocasión, ya en Segunda, de terminar de pagar los terrenos, acabar de pagar La Viña y, siguiendo el plan establecido, financiar la construcción del estadio con la venta de La Viña. Con eso la propiedad del nuevo campo no sería municipal, sino herculana.

    4) El Ayuntamiento aceptó, no sin antes modificar levemente la situación. La parcela del nuevo campo, de casi cuatro millones, se reduciría en metros cuadrados Y EN PRECIO (el Hércules pagó aproximadamente 3.5 millones de pesetas y no casi cuatro), mientras el Consistorio adquiría la pequeña parte sobrante para construir el pabellón ante el brutal auge del Calpisa.

    5) Cuando se habla del Mundial 82 se tienden a olvidar ciertos detalles, como que las condiciones de 1975 para poder ser sede eran tener el respaldo de una ciudad con al menos 200.000 habitantes y/o un equipo en Primera o Segunda (varias sedes tenían al equipo en Segunda). La decisión final de las 14 sedes, en julio de 1979, se tomó teniendo también en cuenta aspectos como las infraestructuras, plazas hoteleras, etc. La candidatura de Alicante no era sólo el estadio.

    Convendría recordar la historia en su integridad, sobre todo para analizar qué cosas se han hecho de manera deficiente y cuáles se repiten periódicamente sin que nadie ponga freno.

  2. Jose A. Soler

    27/07/2014 at 2:21 am

    Muchas gracias por seguirnos y por aportar datos sobre este asunto.

    No obstante, y puestos a recordar ciertos detalles, puntualizar que el pabellón se inauguró en mayo de 1973, un año antes de inaugurarse el Rico Pérez, con una final de Copa de baloncesto entre el Real Madrid y el Juventud de Badalona. Por entonces, el Calpisa no había iniciado su despegue. Sus primeros títulos llegaron a partir de 1975, un año después de la inauguración del estadio y dos después del nuevo pabellón. El Pabellón no se construyó por el auge del Calpisa, que eso llegó después, sino por la obligación federativa de jugar en canchas cubiertas en la División de Honor de balonmano. El Obras del Puerto jugaba al aire libre y tuvo que emigrar a un hangar de Rabasa, Elda y Alcoy para jugar en pabellón porque en Alicante no había. Por eso se construyó.

    Respecto al Mundial, Elche también fue sede mundialista en el 82 con un censo de población en 1981 de 162.873 habitantes, bastantes menos de los 200.000 que según tus datos debía tener una sede del Mundial (en 1975 aún tendría una población menor). Oviedo, Gijón, Coruña y Vigo también podían estar por debajo de esa cifra por lo que no era tan determinante el número de habitantes para decidir la sede. Si lo era disponer de un buen estadio, algo que tenían tanto Alicante como Elche, y sobre todo que sus presidentes (José Rico Pérez y Manuel Martínez Valero) fueran hombres de confianza del entonces presidente de la RFEF Pablo Porta. Murcia, capital más grande que Alicante y Elche, no fue sede pese a militar su equipo en Primera y tener infraestructuras. La vieja Condomina fue su lastre. Y que Argentina, con Maradona y Kempes estuvieran un mes entero en Alicante y provincia, no tuvo que ver con el número de habitantes o camas, sino que a un tal Menotti le gustó el Rico Pérez después de verlo tras una gestión que hizo un jugador argentino del Hércules con Julio Grondona, presidente de la AFA que aún sigue siéndolo. La Albiceleste quería jugar inicialmente en Sevilla.

    Y, efectivamente, las 400.000 pesetas fue para dar la señal de los terrenos que costaron exactamente 3.559.720 pesetas. Mencionar las 400.000 pesetas ha sido más por el curioso origen de ese dinero que por detallar todo el proceso financiero de la operación.

    Con todo, en EstadioDigital.es agradecemos tu aportación de datos sobre el Rico Pérez o cualquier otro asunto. Estamos seguros de que entre unos datos y otros el lector o usuario sacará sus propias conclusiones aunque el objetivo de estos reportajes sea reflejar lo que ha significado y significa este estadio para Alicante. Nada más.

  3. Decanato

    27/07/2014 at 12:42 pm

    Muchas gracias por dejarme participar.

    Cuando escribí el auge del Calpisa me refería a la ambiciosa entrada de la constructora en el balonmano precisamente en 1973, lo que propició el salto deportivo. En cuanto a ciudades, apuntar que Valladolid hizo un estadio nuevo para el Mundial y el resto de urbes acondicionó o directamente reconstruyó sus campos, luego el estadio tampoco era la única razón. Vigo, La Coruña o Gijón cumplían con el número de habitantes e infraestructuras. Sinceramente, pienso que había un abanico de condiciones y condicionantes.

  4. Jose A. Soler

    27/07/2014 at 1:28 pm

    De nada. Encantado de debatir estos aspectos históricos.

    Efectivamente, ser sede de un Mundial no es fácil y muchas ciudades importantes se quedaron fuera (Murcia, San Sebastián, Santander, etc.). Alicante y Elche jamás habrían sido sedes mundialistas con La Viña y Altabix por muchas infraestructuras que presentara la provincia o mucha mano que tuvieran Rico Pérez y Martínez Valero con Pablo Porta y sus amigos de la FIFA que visitaron los estadios de Alicante y Elche en noviembre de 1979 para dar luz verde a ambas sedes. Lo hicieron a través Herman Neuberger, que entonces era vicepresidente de la FIFA, y el dirigente alemán, para confirmar la sede del Rico Pérez, pidió una ampliación del estadio por lo que hubo que construir la grada de Preferente Alta.

    Valladolid tuvo que construir un nuevo estadio porque el viejo Zorrilla, al igual que La Viña, Altabix o La Condomina, no valía para un Mundial. Con las plusvalías de El Corte Inglés construido sobre el solar del viejo Zorrilla se construyó ese nuevo Zorrilla que, por cierto, se inauguró poco antes del Mundial 82 con una final de Copa entre el R. Madrid y el Sporting de Gijón. Una muestra de las influencias federativas que también tenía el club pucelano, al igual que Hércules y Elche.

    Sin duda, el estadio es lo más determinante para elegir una sede mundialista. Si no fuera así Lens, con apenas 39.000 habitantes y un estadio de 42.000 localidades, no hubiera acogido partidos del Mundial 98 en Francia y Kaiserslautern, con solo 99.000 habitantes, no habría sido sede mundialista en 2006 de no haber tener el Fritz Walter Stadium con capacidad para 46.000 personas.

    En el 82, Vigo y Gijón tenían 200.000 habitantes justitos, pero La coruña y Oviedo se movían por un censo incluso inferior al de Elche, entre 150 y 160.000 habitantes. Por tanto, el número de habitantes fue y es algo secundario en las elecciones de la FIFA para sedes mundialistas. Priman otros factores.

    Por último, te reitero que la construcción del Pabellón fue anterior a la irrupción del glorioso Calpisa que empezó a gestarse en el verano del 74, también hace 40 años. La construcción del actual Pitiu Rochel empezó a contemplarse tras la prohibición de la Federación de Balonmano de 1971 de jugar en canchas descubiertas. Si realmente hubiera sido por el brutal auge del Calpisa, el Ayuntamiento no lo hubiera dejado morir unos años después.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?