EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El problema no es la solución del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Casi un mes después de que el Hércules quedara sin ninguna opción de alcanzar la promoción de ascenso, la única decisión sobre la planificación del próximo proyecto ha sido prescindir de Josip Visnjic en el banquillo. La nueva paralización de la actividad en el Hércules, tan surrealista como previsible teniendo en cuenta los antecedentes de quienes mueven los hilos en la SAD, resulta lapidaria para un proyecto que como otros muchos ha nacido condicionado, tardío y viciado.

Así es imposible que un entrenador del nivel que necesita este Hércules pueda aceptar una propuesta para el banquillo blanquiazul. Así es imposible que un delantero goleador contrastado descarte otras opciones para venir a Alicante. Así es imposible rejuvenecer una plantilla cargada en exceso de años. Así es imposible buscarle una competencia seria a Falcón o Samuel. Así es imposible que este equipo salga alguna vez de Segunda B.

Y hasta también es imposible que pueda tocar la flauta, como en 2005, después de decenas de fichajes y un sinfin de entrenadores. Viendo el panorama, uno empieza a pensar que a Javier Portillo no le quieren demasiado los que le han puesto al mando del timón deportivo. Porque dejando al margen si está más capacitado o menos para liderar un proyecto deportivo, esa es otra cuestión, ni su peor enemigo podría ponerle más espinas por el camino.

En el fondo está clara la estrategia porque es el modus operandi en el Hércules durante las dos últimas décadas. Nada que pueda sorprender a estas alturas. Ni aún siendo de la familia. Ya lo han hecho en otras ocasiones con tal de que el blanco de las críticas vaya a otro lado. Aunque lo peor de todo es que encima alardean de ello con gente de su entorno.

Y tampoco es necesario porque la lista de parapetos bien remunerados es tan extensa en los últimos años como para que pase desapercibida. Igual que las administraciones públicas saben de memoria que el plan de dilatar cualquier proceso de pago es el mejor plan para no pagar nunca. Por eso mismo no tragan.

Mientras tanto, el que se la pega es el Hércules y, al mismo tiempo, el escudo de turno al que han colocado a los pies de los caballos para que se lleve todos los palos. Eso sí, la culpa de todos los males seguirá siendo de Tote, Falagán o Sergio Fernández o de los que, como Hacienda o en Europa, conocen perfectamente que el problema no es la solución de este moribundo símbolo de Alicante.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.