EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Empieza la cuenta atrás en el Hércules: Tic-tac, tic-tac, tic-tac…

J. A. SOLER / @jasoler65

En Alicante son pocos los que quieren que Enrique Ortiz siga moviendo los hilos del Hércules, que Carlos Parodi siga siendo el presidente de la SAD aunque también maneje los fondos de la Fundación, que Juan Carlos Ramírez haga en el Rico Pérez las cosas que hacía no hace mucho a 20 kilómetros o que Javier Portillo siga siendo el delantero de referencia pese a generar más crispación que goles. No para ahí la cosa. El abonado más fiel también está harto de que desde el propio club le roben la ilusión año tras año o que el accionista haya estado a punto de quedar reducido a la nada con una jugada maestra que el IVF ha frenado a tiempo.

Pues con todo eso, que no es poco, del Hércules no se marcha ni Dios. Les da igual todo. Si ni siquiera se alteraron cuando Javier Tebas les acusó de amañar partidos delante de sus caras hace poco más de un año. Señal de lo que les importa la imagen de un símbolo de Alicante al que representan de esta forma. Y los dos ridículos espantosos en menos de 24 horas –Junta de Accionistas y campaña de abonos– tampoco han avergonzado a nadie en los despachos del Rico Pérez.

La culpa, claro está, es del IVF que se ha empeñado en poner “en peligro” la supervivencia del Hércules así como de pequeños accionistas o abonados con muchos años de antigüedad que protestan “por todo”. Por supuesto, los que han generado más de 80 millones de deuda en los últimos años, contando los 18 del aval claro, y por consiguiente ponen a la entidad al borde en esta situación límite no son responsables de nada. Lo peor de todo es que encima se lo creen.

Y es que, efectivamente, el IVF no es consciente de la situación real del Hércules. Tiene razón Carlos Parodi. Pero tampoco lo fue hace 5 años cuando avaló un crédito de 18 millones de euros del que no se ha pagado ni una mísera letra cuyo paradero sigue siendo un misterio. Cada vez que se le pregunta por ello al presidente de la SAD pone la misma cara que Portillo cuando falló en Cádiz. Desde luego, si llega a ser consciente el Instituto Valenciano de Finanzas de quiénes gobiernan en el Hércules no habría concedido aquel aval ni existido la Junta del 30-J.

De lo que si es consciente el IVF y todos los ciudadanos, incluidos los herculanos, es que el próximo día 26 de julio puede abrirse la puerta de salida para toda esta tropa que se creen necesarios para la supervivencia del Hércules. Desde luego, hace 16 años cogieron un solar y ahora ni siquiera queda solar. Pero la gente no es tonta, como creen, y ha perdido el miedo a la desaparición. Ya no cuela el chantaje emocional utilizado durante años para justificar un régimen eterno. Ni siquiera a los políticos.

Por eso mismo, el 30-J había muchos herculanos de corazón, de esos que llevan décadas sufriendo con este sentimiento. contentos con el desenlace de la Junta de Accionistas, aún sabiendo el riesgo que supone tirar para atrás una maniobra legal y buena para la SAD, pero que de salir adelante hubiera avergonzado al herculanismo ante el resto de ciudadanos. A esto se le llama dignidad. Y lo que hizo el IVF en defensa del dinero de todos fue una cuestión de justicia, pero también de dignidad.

Y si los que diseñan indignos y fallidos planes para seguir malviviendo tuvieran un mínimo de dignidad, hace años que andarían lejos del Rico Pérez. Eso sí, tras pagar la factura para que quien venga, si es que aparece alguien, no tenga que hacerse cargo de sus fiestas de neón. De lo contrario harían un sinpa como el de Juan Carlos Mandiá. Eso es lo que deberían hacer el 26 de julio, esa fecha marcada en rojo que está a la vuelta de la esquina. Empieza la cuenta atrás. Tic-tac, tic-tac, tic-tac

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?