EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El plan de Ramírez con el IVF

J. A. SOLER / @jasoler65

No hará ni año y medio cuando un pequeño accionista preguntaba en una Junta General al presidente del Hércules por el cargo que ocupaba Juan Carlos Ramírez en el club. Carlos Parodi estuvo ingenioso y salió del paso definiendo al exdirectivo del Elche CF como “colaborador publicitario” aunque resulta evidente que es mucho más que eso por mucho que no figure oficialmente como miembro del consejo de administración o como accionista.

Lo mejor llegó instantes después cuando el mismo abonado, con más de 60 años de antigüedad, preguntó también por el destino de los 18 millones avalados por el IVF y que algún día habría que devolver. La respuesta de la mesa en aquella Junta General de Accionistas es que ese asunto no tenía nada que ver con el Hércules SAD y, por tanto, la pregunta estaba fuera de lugar.

Curiosamente, en esos mismos términos se manifestaba el administrador concursal cada vez que era preguntado por lo mismo, los 18 millones de marras. La película no iba con el club hasta no hace mucho. Alguien debió advertir al dueño del cortijo y a su nuevo socio, el colaborador publicitario, que en Bruselas apuntan directamente al Hércules como verdadero beneficiario de aquel préstamo no pagado y que tiene toda la pinta de ser declarado ilegal.

Hace apenas 8 meses Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez diseñaron un plan para quitarse de encima al Instituto Valenciano de Finanzas mediante una operación acordeón que dejaba a la pareja como máximos accionistas del Hércules. La maniobra cantaba tanto que obligó al IVF a intervenir para tumbar la propuesta en una Junta de Accionistas convocada exclusivamente el pasado 30 de junio para intentar sacar adelante este ajuste de capital.

Que ahora el colaborador publicitario declare que si el IVF no acepta el nuevo plan del Hércules sobre el aval de los 18 millones “entregaremos las llaves del club a la Generalitat” suena a aquello  de pagar tarde, mal y, si es posible, nunca. Porque resulta curioso que este órdago venga de alguien que hace menos de un año tenía un plan muy diferente para resolver el asunto. Tanto que hasta el presidente Carlos Parodi llegó a decir tras la inolvidable Junta que el IVF “ponía en riesgo la viabilidad del club” por tomar una decisión aplaudida por casi todos los ciudadanos, herculanos o no.

Lo que está claro es que el IVF nunca podrá ser responsable de que el Hércules haga catacrack por mucho que algunos se empeñen en echar siempre la culpa al empedrado. Y es que si las llaves de la SAD acaban algún día en la Generalitat o en el Ayuntamiento será por la gestión de quién generó una deuda que ronda los 90 millones de euros -montante total del último concurso de acreedores sin quita más los 18 millones del aval-. De nadie más.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?