EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El estado del césped y el informe de la reforma del estadio Rico Pérez

J. A. SOLER / @jasoler65

Ahora que jugadores y técnicos del Hércules lamentan el mal estado que presenta actualmente el césped del Rico Pérez vuelve a cobrar actualidad la obligatoria obra de reforma en el estadio tras adquirir su propiedad en 2007 la sociedad Aligestión Integral SL, un proyecto que, además, fue presentado casi tres años después de lo que exigía el convenio de compraventa.

Y es que los trabajos de reposición de dicho césped durante el verano de 2010 también fueron incluidos en el proyecto de regeneración del recinto pese a que el informe técnico previo encargado por el Ayuntamiento no contempló este concepto ni en la restauración del estadio ni en la cuantificación de la inversión.

Para que el Ayuntamiento de Alicante procediera a la devolución del aval de 4.275.000 euros por la ejecución de las obras de reforma del Rico Pérez, Aligestión incluyó facturas por valor de 702.000 y 107.000 euros respectivamente por la sustitución del césped hace cuatro veranos, una necesidad más deportiva que estructural en un inmueble cuyo estado en 2010 fue calificado por el informe de la empresa CYPE como “penoso y lamentable”.

Más allá de si la regeneración de la cancha de juego debía incluirse o no en la reforma del estadio -el informe técnico no lo contempla en ningún caso-, lo que queda en entredicho es el cumplimiento del convenio de compraventa del Rico Pérez por parte de Aligestión Integral tras adquirir su propiedad en 2007 por un importe de 7.805.344,20 euros más la obligatoriedad por parte del comprador de realizar obras de reparación y acondicionamiento en la instalación por valor de 4.275.000 euros.

Según el informe técnico que el Ayuntamiento de Alicante encargó a la empresa CYPE antes de la venta del estadio a Aligestión, la inversión estimada para la reforma del Rico Pérez contemplaba “una cifra de referencia del orden de 6.000.000 de euros” al cuantificarse el coste total entre 4.275.000 € y 8.550.000 €.

El pliego de condiciones para la compraventa no solo ignoró el coste medio de inversión que aportaba el informe, sino que aplicó el mínimo. Y en ese mínimo de 4.275.000 euros, el nuevo propietario de la instalación deportiva incluyó facturas de más de 800.000 euros por el acondicionamiento y reposición del césped en el estadio Rico Pérez durante el verano de 2010.

Pero el incumplimiento más notorio en la operación de compraventa del Rico Pérez es el referente a los plazos establecidos para presentar el proyecto de reforma y su posterior ejecución. El pliego de condiciones establece que a partir del 16 de abril de 2007 -fecha del traspaso de la propiedad- se abría un periodo de cuatro meses en el que Aligestión Integral tenía que presentar un proyecto de reforma del estadio para proceder a la ejecución de  las obras en los cuatro meses siguientes.

Sin embargo, la mercantil propietaria del Rico Pérez presentó dicho proyecto el 4 de enero de 2010, concediéndose la licencia de obra mayor el 8 de febrero de 2010, casi tres años después de lo establecido. Las obras se llevaron a cabo entre julio y septiembre de 2010, justo tras el último ascenso del Hércules a Primera División.

No hubo sanción por parte del Ayuntamiento a Aligestión por el retraso porque según la Gerencia de Urbanismo “no hay ninguna cláusula en el pliego de condiciones que penalice esta demora”. En cambio, el que si tiene penalización por el alquiler de un estadio en mal estado es el inquilino -en este caso el Hércules– que debe asumir los gastos de mantenimiento y conservación de un concepto -el césped- que el propietario incluyó como parte de la obligada restauración del Rico Pérez pese a no estar reflejado en el informe técnico.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?