EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Lucentum vuelve a ser líder tras un infartante triunfo ante el Guardamar (74-72)

GUSTAVO L. SIRVENT

Para que un equipo crezca en todos los aspectos del juego ha de curtirse en mil batallas, que plantean no menos dificultades. Ese fue el panorama que se encontró el Lucentum frente al Guardamar. El plantel lucentino ganó por tan solo dos puntos (74-72) en un choque vibrante pero tosco, muy tosco porque el rival así lo quiso. A pesar de ello, la escuadra que dirige Kuko Cruza vuelve a recuperar el liderato de la categoría, puesto que L’Alfàs cayó en la pista del Sueca (65-63).

El encuentro se abrió con un 4-0 inicial con cuatro puntos consecutivos de López Valera, pero su adversario no tardó en reaccionar y de la mano de su base Andrés Ortín cogió la delantera momentánea (4-5). Costó anotar tanto en uno como en otro aro porque las defensas fueron férreas. Adriasola fue el encargado de anotar un triple y distanciar mínimamente a los locales (16-11, m.10) antes de cerrar el primer acto, que acabó con canasta visitante y la renta se redujo a tan solo tres puntos.

El Lucentum no consiguió despegarse de su pegajoso adversario, que seguía defendiendo con agresividad, sobre todo a los hombres interiores del cinco capitalino (21-17, m.14). Íñigo Remón entró en pista en este cuarto y salió decidido a hacer daño en la pintura visitante. De sus manos y de las de Álvaro Fuentes, los locales se distanciaron por nueve puntos (30-21, m.17), si bien esa diferencia se vería reducida al descanso en tan solo seis (36-30).

Tras el asueto reglamentario, el choque entró en una fase que más que un partido de baloncesto parecía una carrera ciclista, puesto que los locales intentaban despegarse de su rival con rentas de hasta nueve puntos (45-36, m.25) y su oponente respondía tirando del acierto de Ortín y de Pau García (51-48, m.28). Tras un tiempo muerto de Cruza, un triple de Miñarro y una canasta de Remón, el Lucentum consiguió la máxima diferencia del partido (58-48, m.30).

Cuando parecía que el golpe asestado en el tercer cuarto podría ser el definitivo para los alicantinos, los guardamarencos subieron la intensidad defensiva hasta desquiciar a su rival, que estuvo sin anotar los cuatro primeros minutos del parcial definitivo. Un parcial de 1-9 de Guardamar hizo saltar las alarmas en los lucentinos (59-59, m.34) y Cruza detuvo el crono con un tiempo muerto. Esta reacción espoleó al quinteto visitante hasta el punto de volver a retomar la iniciativa en el electrónico (69-71, m.39).

A los últimos segundos se llegó con 70-72 en el marcador, pero a falta de 11 segundos, un triple de Dani Adriasola recobró la ventaja para los locales y un tiro libre de Remón acabó por dar el 74-72 final, a pesar de que los visitantes dispusieron de la última bola para intentar anotar, pero Paterna erró en el tiro desde el centro del campo.

Anotadores

Lucentum: Lapeña (2), Fuentes (7), González (10), López Valera (14) y Adriasola (7) –cinco inicial- Miñarro (6), Astillero (6), Remón (14) y Masllorens (8).

Guardamar: Ortín (19), Paterna (5), García (17), Fuentes (3) y Valls (14) –cinco inicial- De Pallesa (2), Pérez (2), Ortuño (7), Martín (3) y Martínez (0).

Parciales:16-13, 20-17, 22-20 y 16-22.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?