EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Lucentum se pone el mono de faena ante Ontinyent (53-67)

GUSTAVO L. SIRVENT

Hay partidos en el que el guión exige salir de lo inicialmente previsto y el equipo debe ir al grano y con el mono de faena puesto. Los aderezos y florituras se archivan para otro capítulo liguero y el trabajo menos agradecido pide paso. Eso es lo que le sucedió al Lucentum, que se impuso en la pista del colista Ontinyent por 53-67. Mucho tuvo que sudar el bloque alicantino para llevarse su decimotercera victoria del curso, que se fraguó en la segunda parte gracias a la gran intensidad defensiva de los hombres que entrena Kuko Cruza.

El quinteto valenciano saltó a pista con agresividad atrás y acierto en ataque, lo que provocó que cogiera la delantera en el electrónico. En las filas lucentinas tan solo Dani Adriasola (con seis puntos en este cuarto) y Carlos Lapeña (con siete) sostuvieron a su equipo durante los primeros diez minutos. El primer acto se clausuró con un punto arriba para el plantel ontinyentí (16-15).

El segundo periodo fue duro para la escuadra de Alicante, ya que enfrente se topó con un rival que rozaba la legalidad en sus defensas y con su pívot Cheid Folk, que intimidó a sus rivales con 17 puntos y siete tapones durante todo el envite. López Valera, Íñigo Remón y Álvaro Fuentes se erigieron en los estiletes anotadores del Lucentum, que a pesar de encontrarse con un duro oponente seguía luchando para ganar el choque. Al descanso se llegó con 29-27. Un dato importante: al descanso, L’Alfàs perdía por nueve puntos en esta misma pista, lo que indica que Ontinyent es mucho mejor equipo de lo que muestra la tabla clasificatoria.

Cruza llamó a rebato a sus pupilos durante los diez minutos de parón reglamentario y éstos le respondieron en la pista como se esperaba de ellos. Mucha más intensidad en defensa y, sobre todo, mejores lecturas de los ataques, provocaron que el bloque lucentino se entonara mucho más. De esta manera, los visitantes comenzaban a tener pequeñas ventajas, favorecidas por el hecho de que más jugadores lograban sumar puntos: hasta seis hombres anotaron para el Lucentum, algo que se trasladó al marcador, que acabó en este cuarto 44-48 para los alicantinos (15-21 en este parcial).

Fue en la parte final del encuentro cuando la escuadra de Alicante puso la directa. Durante varios minutos mantuvo una renta de ocho puntos, que Ontinyent redujo a cuatro tras dos robos de balón. Cruza detuvo el crono con un tiempo muerto que frenó el ímpetu de su oponente y apaciguó las aguas de los suyos, que endosaron un parcial de 0-10 que cerraría un partido poco vistoso, pero efectivo porque al fin y al cabo lo que contó fue la victoria.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?