EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El HLA Lucentum se queda sin la copa en el último cuarto (80-74)

GUSTAVO L. SIRVENT. Granada

La batalla de dos ex ACB por conquistar la Copa LEB Plata se quedó en tierras de Boabdil tras una lid digna de equipos de superior categoría. El ambiente así lo reflejaba con los 6.118 espectadores (casi un centenar de seguidores lucentinos). Era una ocasión especial para reivindicar épocas mejores que ambos conjuntos esperan lograr a final de temporada. Ahora, el campeón, Granada, tendrá el privilegio de, si no queda ni primero ni segundo en la competición regular, de ocupar esa segunda plaza y tener el factor cancha a su favor durante todo el ‘play off’ de ascenso, siempre y cuando quede entre los cinco primeros clasificados. El HLA Fundación Lucentum cayó por 80-74 en un partido que se le escapó en el último cuarto donde apareció un exlucentino, Jesús Fernández (MVP de la final), que tiró por la borda el trabajo de los del Pedro Ferrándiz durante tres cuartos. Los errores y la precipitación en ataque de los de Miguel Ángel Zapata en el epílogo del partido les pasó factura y el trofeo no pudo viajar hasta Alicante.

El peso de la historia obliga al equipo alicantino a salir a por todas, como así hizo desde el salto inicial que ganó su rival. Un 0-4 de inicio fue la carta de presentación del quinteto lucentino, que enseguida vio cómo su oponente, con el aliento de su animosa afición (curtida en contiendas de esta enjundia), les diera la delantera con un triple de los exlucentinos Bowie y Jesús Fernández. Hubo minutos de golpeos mutuos hasta que el juego elaborado de los del Pedro Ferrándiz cuajó con acierto desde el 6,75. Cuatro de siete aciertos en los primeros diez minutos le bastaron para abrir brecha con Marzo y Nikolic (dos cada uno) como bastiones. Tras una canasta de Álex Reyes, Juan Pablo Pin pidió tiempo muerto para intentar frenar a su rival, pero fue en balde, puesto que los de Alicante estuvieron certeros y sellaron el cuarto inicial ocho arriba (19-27).

El prólogo del segundo parcial tuvo un arranque similar al del epílogo del primero, pero tan sólo fue un espejismo, puesto que Granada quería tener su cuota de protagonismo ante los suyos. Un parcial de 9-0 en dos minutos le devolvió al partido con un 28-29. El rebote ofensivo fue un lastre para los visitantes, ya que Cristian Uta se adueñó de la pintura alicantina con cuatro capturas consecutivas y mantuvo a los suyos en el partido. Entre Guille Rejón y Adri Méndez comandaron  un arranque lucentino para el 33-40 a 1’43’’ para el descanso. Al igual que fuera una carrera ciclista, el Lucentum hacía la goma y segundos después Granada volvía a atacar para intentar equilibrar fuerzas gracias a su juego interior, secundados por Bowie en el perímetro. Con todo por decidir, ambas formaciones cerraron filas en el vestuario esperando las dos últimas batallas (39-42).

El pulso se mantuvo intacto tras el asueto reglamentario y el intercambio de canastas en ambos aros fue una latente en los albores del tercer periodo. Hasta el minuto 23, el Lucentum había comandado el electrónico, pero los locales encontraron en De Lattibeaudiere a su estilete ofensivo para agarrar la delantera (45-44). En esos instantes, la balanza se inclinaba hacia ambos lados sin un dominador claro. En los nazaríes, Jesús Fernández sacó lustre a su calidad (siete puntos en este cuarto) y pilotó la nave granadina. Sólo que enfrente se encontró a Marzo y Fergusson, dispuestos a desviar el rumbo de los andaluces. El cinco de Pin tuvo una máxima renta de tres puntos al cierre del cuarto, que no aclaraba quién podría ser el futuro ganador de la Copa (60-57), a pesar de que Fergusson pudo reducir la renta con un tiro sobre la bocina que no entró.

Se empecinó el bloque alicantino en el tiro exterior, donde no encontró el acierto del inicio del parcial definitivo. Cuando el balón volvió a la zona, el conjunto de la Costa Blanca hizo más daño, sobre todo de la mano de Rejón y Méndez para colocarse 63-62 a falta de siete minutos para finalizar el encuentro. Eligió el Lucentum un mal momento para perder balones en ataque y espesar cada posesión, puesto que Granada no estaba dispuesto a perdonar. Siete puntos consecutivos de Jesús Fernández, que le estaba ganando la partida a su amigo Rejón, dieron un +6 a los suyos a falta de 3’50’’. Un triple de Marzo y una canasta de Guille devolvieron la emoción al choque (70-69). Pero nuevamente el empuje de Covirán superó a la defensa de los de Alicante. Tres puntos de Bowie y una canasta de Bortolussi abrieron una brecha de seis puntos  a falta de 1’27’’ que obligó al entrenador lucentino a pedir tiempo muerto para que la sangría no fuera mayor, a la vez que pedía orden e intensidad a los suyos en ambas zonas. Dos tiros libres de Carlos de Cobos puso el 77-71 con otro tiempo muerto de Zapata a falta de 32 segundos. Intentó Álex Reyes reducir rentas desde el 6,75 pero no entró su tiro y Granada sentenció desde el tiro libre. A partir de mañana el objetivo del Lucentum cambia y la carrera por el ascenso espera.

Ficha técnica

Covirán Granada (19+20+21+20): Bowie (10), Fernández (19), Freitas (8), De Lattibeaudiere (4) y De Cobos (9) –cinco inicial- Corts (6), Bortolussi (8), Uta (13) y Milekovic (3).

HLA Fundacion Lucentum (27+15+15+17): Lobo (7), Rejón (16), Fergusson (6), Marzo (11) y Méndez (13) –cinco inicial- Balogun (0), Martín (7), Gómez (0), Reyes (2), Aramburu (2) y Nikolic (10).

Árbitros: Juan Gabriel Carpallo Miguélez, Alejandro López Lecuona y Adrián Iglesias Ambrosio. Sin eliminados.

Incidencias: Final de la Copa LEB Plata disputado en el Palacio de los Deportes de Granada ante 6.118 espectadores. Presenciaron el partido el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa, junto a los presidentes de ambos clubes y el alcalde de Granada, Francisco Cuenca.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?