EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules sigue con barro en los pies

J. A. SOLER / @jasoler65

Decía esta semana el exalcalde Gabriel Echávarri en una desafortunada carta en sus redes sociales que el gran mérito del director deportivo era convencer un año sí y otro también a su suegro para que invirtiera 1.800.000 € para cada proyecto de plantilla en el Hércules.

Eso no fue lo más lamentable de una carta que fue eliminada por su autor por defender lo indefendible (aún se puede leer en el foro machohercules.com). Y es que dos victorias seguidas no otorgan licencia alguna para sacar pecho ni para defender un trabajo que, de momento, es bastante deficiente.

Basta con ver la clasificación para darse cuenta, ya metidos en noviembre, de que las cosas ni se han hecho ni se hacen bien por el Rico Pérez. Después de ganar tres de los últimos cuatro partidos, el Hércules demostró que tiene capacidad para escapar del drama, pero está por ver si está para otros objetivos. Para comprobar su verdadero potencial, afronta ahora dos exigentes pruebas ante rivales de nivel «play off» -Lleida y Castellón-.

La primera de ellas, al igual que ocurrió hace unas semanas en Andorra, ha dejado más o menos claro que esa millonaria inversión no parece que alcance para luchar por algo más que una permanencia sin demasiado sufrimiento en Segunda División B.

El Lleida, al igual que el Andorra, ha dejado claro al Hércules su rol de equipo menor en esta temporada. Porque el empate en el Rico Pérez dejó mejor sabor de boca entre los alicantinos que entre los catalanes, estos últimos mucho más cerca de llevarse los tres puntos.

Y es que el Hércules volvió a ser ese equipo espeso y sin nadie en el centro del campo con capacidad para controlar el juego de la era Planagumà. Así, salvo que tengas una pegada descomunal, que no es el caso, sufres más de la cuenta en el momento que tienes enfrente a un rival ordenado y rápido.

Ni siquiera el gol del empate logrado por Carlos Martínez cuando el partido no estaba para eso después de que el alicantino Raúl González adelantara al Lleida. A partir de ese momento y con 1-1 en el marcador, el que más buscó el gol y, por consiguiente, el triunfo fue el conjunto catalán que tuvo varias ocasiones claras para conseguirlo.

Falcón y la fortuna evitaron que el Hércules regresara a zona de descenso. Aún así, el empate le deja en la frontera, mucho mejor de cómo estaba el patio hace un mes, pero muy lejos de las expectativas que se habían creado algunos en las últimas fechas.

Toca seguir sufriendo. El fantasma del descenso no ha desaparecido ni mucho menos. No toca mirar arriba, si no salir cuanto antes del fango para no volver a caer al charco. Porque lo de sacar pechito o defender lo indefendible cuando todavía tienes barro en los zapatos está completamente fuera de lugar.

Es posible que este Hércules no tenga pies de barro, como ha podido demostrar en los últimos partidos, pero sigue teniendo barro en los pies y tiene que quitárselo cuanto antes.


You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies