EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules se desploma ante la indiferencia de la grada (2-3)

J. A. SOLER / @jasoler65

Más que perder, más que bajar, lo que realmente duele es ver la indiferencia de una afición que ni se cabrea viendo a su Hércules como se desploma como alma en pena sobre el estadio Rico Pérez. La derrota ante el Murcia supone algo más que ver el descenso muy de cerca, puede suponer el fin de un sentimiento al que se ha maltratado con años de pésima gestión.

Y es que este Hércules con 91 años de historia se desploma a nivel deportivo pero también institucional y socialmente. El partido contra el Murcia era una final para el conjunto de Quique Hernández. Sin embargo, el equipo alicantino jugó como si fuera un amistoso. Siempre a merced de un rival que nunca se encontrará tan cómodo en un campo de fútbol como estuvo en el Rico Pérez.

Ni la superioridad del Murcia ni la desidia del Hércules alteró a una afición blanquiazul que optó por el silencio a pesar del bochorno. No hay que remontarse mucho tiempo atrás, un año como máximo, cuando la grada reaccionaba ante las tropelías que se cometían en el club. Sin embargo, sanciones económicas por llevar pancartas críticas contra el régimen o simplemente hastío de ver que todo sigue igual ha conducido a la indiferencia actual.

Posiblemente, la situación actual del Hércules llega con un año de retraso. La hoja de ruta de la pésima gestión de Enrique Ortiz marcaba la temporada pasada como la del apocalipsis blanquiazul. Se produjo entonces un milagro que no todo los años podía repetirse. La planificación volvió a ser de traca, colocaron nombres en lugar de hombres en la plantilla, enchufaron a gente no profesional en el cuerpo técnico, el banquillo nunca encontró la brújula y el que manda pensó que la flauta seguiría sonando sin tocarla, como ha hecho durante los últimos 15 años.

El partido del Hércules contra el Murcia fue un reflejo del terrible escenario por el que se mueve esta institución durante los último años. El regalo de Héctor Font en el primer gol murciano hizo justicia, el empate de Assulin fue como el efímero milagro de la temporada pasada, el tanto de Molinero en colaboración con Héctor Font fue el castigo y el tercero de Kike García se convirtió en la condena.

Aunque la verdadera condena estuvo en la grada. Y no porque pidiera cabezas, que no lo hizo, sino por todo lo contrario. Esto que puede resultar un alivio para Enrique Ortiz y sus palmeros, en realidad es la muerte del Hércules. Les ha costado, pero lo han conseguido. “Ya ni me cabreo, no merece la pena”, se podía escuchar repetidamente a la salida del Rico Pérez. Eso es lo preocupante. Mucha más que perder con el Murcia. Incluso, aún más que un descenso a Segunda B.

 

Ficha técnica

Hércules: Falcón; Echaide, Pamarot (De Lucas, m.64), Escassi, Álex Muñoz, Héctor Yuste, Sissoko (Héctor Font, m.24), Ferreiro, Eldin (Sugi, m.72), Assulin y Portillo.

Real Murcia: Casto; Molinero, Dos Santos, Álex Martínez, Wellington, Toribio, Eddy, Dorca (Truyols, m.73), Saúl (Acciari, m.87), Malonga (Tete, m.72) y Kike García.

Árbitro: Munuera Montero (Colegio Andaluz). Amonestó a Ferreiro, Héctor Yuste y Escassi, por el Hércules; y a Toribio y Dorca, por el Murcia. Expulsó con tarjeta roja directa a Truyols, del Murcia, en el minuto 87.

Goles: 0-1. Min.28: Saúl. 1-1. Min.40: Assulin. 1-2. Min.57: Molinero. 1-3. Min.60: Kike García. 2-3. Min.89: De Lucas.

Estadio: Rico Pérez. 10.300 espectadores.

Hércules-Murcia

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?