EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules se debate entre sensaciones y números

J. A. SOLER / @jasoler65

Pese a estar a solo dos puntos del liderato, pese a llevar un mes en puestos de promoción, el Hércules sigue sin despejar dudas. Y no por la derrota ante el Mestalla ante el Rico Pérez, sino por las sensaciones que viene ofreciendo como local en donde acusa más su escasa capacidad para generar fútbol. Un problema que ha sacudido al equipo de Pacheta con bajas, como ahora, pero también sin ellas. El infumable partido ante el Badalona, con todos los efectivos, fue un claro ejemplo.

Y es que después de dos meses y medio de competición, más de uno empieza a recordar aquel amistoso del pasado mes de agosto en San Vicente del Raspeig cuando muchos herculanos vieron una muestra de lo que podía proponer este Hércules. En aquella, un golito en el último suspiro valió para superar a un Jove Español que ahora es colista en Tercera División. Más allá del resultado, muchos se fueron con la sensación de que esa película la iban a ver más veces este año.

Es cierto que hay bajas, algunas de ellas muy importantes, pero las carencias creativas y la falta de gol en el equipo blanquiazul son aspectos que también han aflorado cuando han estado todos los titulares. No es algo nuevo o circunstancial por las ausencias. Ni siquiera el hecho de estar a solo dos puntos del liderato o acumular más de dos meses invicto esconden unas carencias que en Segunda B suelen pasar factura con el tiempo.

Dicho esto, es evidente que cuando vayan recuperándose hombres importantes como Rafita, Chechu, Lázaro, Portillo y compañia, el Hércules vuelva a ser al menos un equipo rocoso difícil de batir. Incluso podría mantenerse en promoción. Para eso alcanza de sobra, Lo de proponer algo más de fútbol para no tener que tirar de corazón, que de esto sí que tiene el conjunto blanquiazul, es otro cantar. Para eso se hace necesario un faro en el eje que alumbre al resto. A día de hoy el Hércules no lo tiene o no lo ha encontrado.

Sin esa referencia es normal que rivales que apuestan por discutir el balón, como el Villarreal B o el Mestalla,  te arrinconen. En una eliminatoria de promoción, y con otros adversarios de más nivel, salir airoso resulta difícil. Al menos, eso es lo que ocurrió hace años con aquel Hércules de Manolo Jiménez o el que cogió Felipe Miñambres tras relevar a Alvaro Pérez. Equipos de un perfil similar al actual, con poco fútbol, que llegaron justitos al play off y ahí quedaron sin opciones a las primeras de cambio. Eso es lo que preocupa. Que los números son mejores que las sensaciones. Y al final las sensaciones y los números suelen ir de la mano. Ya ocurrió en el año 2000 o en el 2002. Esta es la cuestión.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?