EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules se aferra a la vida

J. A. SOLER / @jasoler65 / Foto: Hércules CF

Que el punto obtenido por el Hércules en el estadio Johan Cruyff ante el Barcelona B (0-0) puede alimentar las opciones de salvación en lo deportivo es algo tan real como posible con casi tres meses de competición por delante.

Sin con Antonio Moreno en el banquillo la pelotita al menos no entra en la portería de Falcón, dos partidos sin encajar, nada cambia en un Hércules cuyo futuro sigue siendo tan incierto en el terreno de juego como en los despachos.

Porque más allá de lo que depara lo deportivos con dos empates sin goles en las dos últimas jornadas, resulta más significativo que circulen encuestas por Twitter con un elevado porcentaje de herculanos, de los de toda la vida, que prefiera bajar a la cuarta categoría del fútbol español si eso supone la salida de los actuales propietarios de la SAD.

Un drama que supera a la terrible situación deportiva, la peor en una historia casi centenaria. Y en una situación así, aferrarse al juguete pidiendo royalties en función de la categoría en la que pueda militar el Hércules con otra gestión distinta a la de los últimos 20 años suena a no querer soltar el baloncito bajo ningún concepto.

Y si las supuestas condiciones para la venta de las acciones del Hércules, las mismas que «valen cero» según dijo en su día uno de los accionistas mayoritarios, pueden espantar a cualquiera que toque la puerta de Zass o la sociedad pantalla de turno, también existe alguna rendija con algo de luz.

En Málaga están demostrando cómo se puede acorralar a un jeque que no manda pero reina en La Rosaleda con su familia a sueldo en un club acuciado por deudas, impagos, oscuros intereses y escándalos. Poca cosa comparado con lo que hemos visto y vivido en Alicante en los últimos 20 años.

Un zasca de referencia a un modelo de gestión que no encaja en el fútbol aunque, al menos, en la Costa del Sol pudieron disfrutar de algunos años buenos en Primera y hasta en la Champions. Aquí, lo más sonado fue lograr un ascenso bajo sospecha a la élite.

Sería interesante que algún especialista en asuntos jurídicos pudiera aclarar si tendría recorrido una denuncia similar a la de Málaga por parte de pequeños accionistas contra la propiedad actual del Hércules.

El paradero de los 18 millones del IVF, la «reforma» de 8 millones de euros del Rico Pérez en 2010, anticipos a consejeros estando la SAD al borde de la quiebra, la adjudicación en subasta de la deuda del IVF a los que no pagaron dicho crédito o los 320 millones de motivos para perpetuarse en el Hércules.

Son todas razones de peso, entre otras muchas, para al menos revisar si la gestión del Hércules en las dos últimas décadas chirría por algún lado. En Málaga, aparentemente con menos munición que en Alicante, han puesto contra las cuerdas a todo un jeque que tiene pinta de salir de La Rosaleda a gorrazos y capitulando de forma incondicional.

Con todo esto, la salvación del Hércules no sólo pasa por empezar a ganar partidos en la cancha, sino también por «goles» en los despachos o en los juzgados para aferrarse a la vida y acabar con una pesadilla de reinado. Y si se fuera posible la permanencia en el terreno deportivo y la salvación en el campo institucional, habría más de 320 millones de motivos para ir a Luceros en mayo o junio. Más razones que con cualquier ascenso a Segunda o Primera.


You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies