EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules prohíbe a sus accionistas divulgar el informe económico de la SAD

J. A. SOLER / @jasoler65

El Hércules ha empezado a entregar a sus accionistas la documentación para la Junta General de Accionistas del próximo 29 de diciembre. Tras casi 20 años constituido como SAD, la entidad  adjunta junto al informe económico un documento por el cual se prohíbe divulgar la información públicamente para no perjudicar a la sociedad.

En ninguna de las anteriores Juntas de Accionistas que ha celebrado el Hércules desde 1995 se ha producido una situación como esta. Y es que el accionista que haya recogido la documentación que contiene las cuentas anuales cerradas a 30 de junio de 2014 y los informes preceptivos del consejo de administración ha tenido que firmar el siguiente documento:

“La documentación entregada al accionista solo podrá ser utilizada para ejercer los derechos que le correspondan como accionista de la sociedad. El accionista se abstendrá de utilizar la información para otro fin distinto, en especial, no podrá divulgarla públicamente ni utilizarla para fines distintos al ejercicio de sus derechos y con el fin de perjudicar a la sociedad. Por ello la publicación no autorizada, o la difusión o divulgación pública de la información que recibe, ya sea total o parcial queda estrictamente prohibida, asumiendo el accionista que actúa en contrario la responsabilidad que en derecho corresponda”.

Con este párrafo, el Hércules está limitando cualquier tipo de información que tenga que ver con su estado de cuentas o asuntos institucionales de cualquier índole. Una situación que contrasta con las numerosas referencias de la documentación a deudas con las administraciones públicas, algo que cualquier ciudadano debería tener derecho a conocer por tratarse de un dinero público no abonado en su momento por la SAD. Y aunque como sociedad privada el Hércules está en su derecho de aplicar este tipo de medidas, tratándose de un símbolo de Alicante que va más allá de lo estrictamente deportivo o empresarial, esta prohibición suena a temor a no se sabe bien qué.

No es algo nuevo en el Hércules de Ortiz las limitaciones en cuestión de libertad de expresión. Sin ir más lejos, hace pocos meses fue sancionado un abonado del club por lucir en el estadio una pancarta no ofensiva que hacia referencia a un importante accionista que hace un lustro dejó de ser el máximo. “Ortiz, gracias y adiós” reflejaba aquella sábana a cuyo portador le impusieron una multa económica y prohibición de asistir a recintos deportivos cuando ese día y en el mismo estadio Rico Pérez aparecieron decenas de pancartas que no fueron retiradas por orden del club pese a resultar más ofensivas. La diferencia es que una llevaba un nombre y las otras no.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?