EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules entrega las llaves al Badalona en el Rico Pérez (1-3)

J. A. SOLER / @jasoler65

No es necesario que Juan Carlos Ramírez entregue las llaves del club al IVF, al Ayuntamiento o a Bruselas. El enésimo proyecto del Hércules sin orden ni concierto, fiel reflejo de lo que es la SAD, se está encargando de hacerlo. Porque ver a un equipo sin rumbo por una Segunda B de nivel ínfimo, a la poca afición que queda cada vez más distante e indiferente y un club que se desangra por todas las partes de su cuerpo es lo más parecido a bajar la persiana.

Todo eso es lo que viene observando desde la más absoluta indiferencia una grada cansada de ver como este Hércules se muere lentamente. Un juguete roto que saltó por los aires en aquel verano de 2012 y que ahora, 5 años después, sus piezas siguen cayendo al suelo. Así, resulta imposible recomponer algo que hace muchos años empezó a maltratarse. 

Este “modus operandi” en dos décadas es lo que ha llevado al Hércules a tener una permanente soga en el cuello a nivel institucional y que, sin duda, se extiende al vestuario y al césped. En este escenario no es extraño que el equipo de Tevenet acumule 10 derrotas, fuera de la promoción de ascenso, habiendo sumado únicamente 1 punto de 24 posibles ante rivales directos, con una plantilla que se ha debilitado, desequilibrado y desquiciado tras el mercado de invierno, con un entrenador que no da con la tecla, con una dirección deportiva que tritura un proyecto tras otro y un capitán de barco aferrado a un timón que nunca supo manejar.

Decir que el Hércules está mal en lo deportivo cuando va quinto y está a sólo dos puntos del objetivo después de perder 10 de los 26 partidos que ha disputado suena a extraño. Con ese registro tan demoledor es un milagro estar en esa posición. Lo normal es estar por donde andan los otros equipos que han perdido un número similar de partidos, es decir, en zona de descenso. Y, quizás, ese dato es el que hace albergar alguna ingenua esperanza porque ya se sabe que el fútbol no atiende a razones lógicas.

Pero más allá de que numéricamente el Hércules aún pueda aspirar a su objetivo, están las sensaciones que se perciben desde el campo, desde el banquillo, desde el vestuario, desde el palco. Y ninguna de esas cuatro patas desprende alguna vibración positiva. Ese es el mejor resumen del partido que se llevó, con todo merecimiento, el Badalona del Rico Pérez.

Con una puesta en escena similar a la que firmó una paupérrima victoria en Elda ante un rival en proceso de descomposición, poco tuvo que pisar el acelerador el Badalona para dejar en evidencia una apuesta herculana que chirrió desde el inicio. El Hércules continuó mostrándose como un equipo plano, sin fútbol, sin remate y frágil atrás a pesar de acumular jugadores de corte defensivo para que Lolo Ortiz, un innecesario fichaje de enero, siga una semana más en el once titular.

El resultado fue que el Badalona llegó como quiso al área alicantina y no vio peligrar su victoria en ningún momento, ni siquiera cuando Gaspar empató de penalti. El Hércules había entregado la cuchara antes de empezar el partido y las llaves del coche después. La pitada de la grada al término de la primera parte tampoco sirvió de revulsivo y las protestas finales estuvieron en consonancia con lo que está ocurriendo en el club en este último lustro de infamia.

Desde luego, Tevenet es responsable pero no culpable de este desaguisado que es el Hércules. Salvo un cambio radical que no se vislumbra, antes o después acabará cayendo como lo hicieron Pacheta, Manolo Herrero o Vicente Mir en los últimos dos años. Ninguno de ellos, incluido el actual entrenador, fueron capaces de sacar rendimiento al “equipazo” que configura cada año una dirección deportiva con más patas que luces.

Ficha técnica

Hercules: Iván Buigues, Dalmau, Peña, Fernando Román, Checa (Miñano, min. 45), Gaspar, Lolo Ortiz, Delgado, Javi Flores (Mainz, min. 82) y Nieto (Salinas, min. 65).

Badalona: Morales, Adrià Pereira, Fran Grima (Musa, min. 65), Aleix, Moyano, Indiano, Ivan Agudo, Toni Lao, Bruno (Carlos Calvo, min. 81), Sandro (Gerard, min. 73) y Víctor.

Árbitro: González González. Mostró tarjetas amarillas a Fernando Román y Pol Bueso por el Hercules y a Bruno, Sandro, Indiano y Musa por el Badalona

Goles: 0-1, min. 29. Sandro. 1-1, min. 54. Gaspar de penalti.  1-2, min. 61. Toni Lao. 1-3, min. 95. Gerard de penalti

Estadio: José Rico Pérez. 3.500 espectadores.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?