EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules, camino de la demolición

J. A. SOLER / @jasoler65

Para un partido en el cual el Hércules compite dignamente durante 80 minutos ante un buen rival, un gol en el minuto 89 en Villarreal mantiene al equipo alicantino en la miseria más absoluta, camino de Tercera División y, lo que es peor, de la demolición.

Y es que no hay peor compañero de viaje en situaciones límite como entrar en pánico. Eso le ocurre a este Hércules dejado de la mano de Dios por las peores manos. Porque cuando hay tanto miedo a perder lo poco que se tiene es que no hay confianza ni convicción en lo que haces.

En una semana marcada por el grave incidente de uno de los dueños del Hércules con un periodista del diario Información, Lucas Verdú, los síntomas de que esta institución casi centenaria tiene puesta la directa rumbo a Tercera División son más que evidentes.

El hecho de que ni el propio club haya pedido disculpas públicamente al agredido, que la empresa a la que pertenecía el redactor no pusiera ni media línea de lo ocurrido con su trabajador tanto en su edición digital como de papel o que la Asociación de la Prensa Deportiva de Alicante tampoco considerase grave que agredieran o intentarán agredir a un periodista como para emitir un comunicado al respecto, deja retratados a demasiados en este mundillo.

Más aún cuando el periodista agredido es despedido 24 horas después de los hechos por mucho que el motivo real del despido no tenga nada que ver con lo sucedido en el Rico Pérez. No se puede ser más torpe. Con algo así, no es de extrañar que el diario con más tradición de Alicante, pese a no tener competencia alguna en la ciudad, con el enorme peso que tiene el periódico en la sociedad alicantina y contar con magníficos profesionales de la información, se vaya a pique por obra y gracia de sus pésimos gestores.

Que en Planeta Hércules se produjera un acto de desobediencia y rebeldía ante las órdenes de la empresa de no mencionar el incidente entre uno de los accionistas de la SAD blanquiazul y uno de los trabajadores del periódico (en ese momento lo era), al menos dignifica la profesión y la razón, dejando en evidencia a pelotas y palmeros. Chapeau para Toni Cabot por su valentía.

Y es que lo ocurre en Doctor Rico con una de las referencias informativas de la provincia es comparable con lo que sucede muy cerca, en el estadio Rico Pérez con el Hércules. Los que conocemos bien ambas casas sabemos que no hay muchas diferencias entre el funcionamiento una y otra. Almas gemelas. Por eso mismo, ambas estructuras se derrumban sin remisión.

Lo peor de todo, es que, como ocurrió en su día con Canal 9, cada vez hay menos que lloran sus respectivas demoliciones. Esa es el verdadero drama. Que a muchos alicantinos les cause indiferencia del derrumbe de estas dos instituciones tan queridas en La Terreta. Algo que parece imposible con el peso que han tenido durante tantas décadas en Alicante y provincia, pero posible tras una gestión infame en los últimos 20 años.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies