EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El grito del fondo sur

J. A. SOLER / @jasoler65

Han tenido que pasar casi 5 meses de competición y 10 partidos en el Rico Pérez para comprobar que al Hércules de Pacheta le faltan cosas importantes para ser un aspirante al ascenso con garantías. Es cierto que algo bueno tendrá para haber terminado la primera vuelta en segundo lugar, pero también es verdad que desde que comenzó la temporada han aparecido síntomas preocupantes que ya empiezan a apreciarse hasta en los sectores más pacientes.

Que el máximo goleador de un teórico aspirante el ascenso no haya superado los 5 goles, que el Hércules apenas haya ganado el 30% de los partidos disputados en el Rico Pérez o que la mitad de las victorias a domicilio hayan llegado con autogoles del rival son datos significativos e inquietantes que están ahí desde hace demasiadas semanas. Con liderato y sin él. Lo de proponer algo de fútbol o dominar los partidos se puede dejar para los muy exigentes, aunque para subir también hace falta algo de esto.

A estas alturas no importa tanto ser campeón de invierno, ni siquiera líder en Navidad, sino ascender en junio. Y para eso hace falta que a mitad de campeonato el Hércules transmita unas sensaciones que nunca han llegado a la grada. El frío ambiente que se respira en el estadio alicantino en cada partido es un termómetro de lo que se percibe desde el terreno de juego. Porque el Rico Pérez parece más una biblioteca que un estadio de fútbol durante los encuentros.

Una atmósfera tan desangelada como la campaña de abonos de media temporada que arrancó hace unas semanas con el Hércules en lo más alto y apenas se han despachado medio centenar. Otra muestra más de que algo no termina de funcionar teniendo en cuenta que la afición blanquiazul se ilusiona con poco que le ofrezcan.

Y es que con los bodrios que el Hércules ha firmado en el Rico Pérez ante el Huracán, Eldense en Copa, Badalona, Villarreal B, Mestalla, Reus, Espanyol B o Mallorca B, hay que ser muy optimista para confiar en este proyecto deportivo. Porque si a mitad de temporada se habla de reforzar la plantilla en puestos vitales para poder aspirar al ascenso es que la planificación ha tenido lagunas importantes.

Por si faltaba algo, cuentan que Pacheta también ha empezado a generar dudas en algún que otro despacho del club en donde, desde hace tiempo, existe la creencia de que al técnico burgalés le falta algo para ocupar un banquillo con tanta exigencia como el del Hércules. Un detalle insignificante si las sensaciones del equipo fueran otras. Pero si esto no cambia pronto, de ese despacho terminará saliendo el mismo grito que se escuchó desde el fondo sur en el último partido. Un grito muy gráfico de un aficionado que mostró su disconformidad por ver lo que ve en el Rico Pérez.

Estadio Rico Pérez

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?