EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Girona perdona la vida a un Hércules ridículo y perdido (0-0)

J. A. SOLER / @jasoler65

Hacía tiempo que los aficionados del Hércules no salían tan enfadados del Rico Pérez. Y con toda la razón del mundo porque hacía mucho tiempo que no veían a su equipo haciendo un ridículo tan espantoso ante un colista que perdonó lo imperdonable. Solo así el equipo de Quique Hernández pudo librarse de una derrota segura si enfrente hubiera tenido a otro rival de mayor entidad que el Girona.

El Hércules fue un equipo sin rumbo, perdido en la nada, tan errático en el campo como en el banquillo, ridículo con el balón, esperpéntico sin él. Un cúmulo de despropósitos que, en condiciones normales, le hubiera conducido a un castigo mayor en forma de goleada tras el bochornoso espectáculo ofrecido a los más de 9.000 fieles que terminaron perdiendo la paciencia.

Los pitos que se escucharon en el estadio durante muchas fases del partido no fueron nada comparados con los comentarios que se escuchaban al término del partido cuando los aficionados abandonaban el Rico Pérez. La mayoría de ellos muy críticos con Quique Hernández que parece haber perdido el crédito que se ganó hace un año. Y es que el fútbol no vive de recuerdos, vive del presente y el Hércules que se vio ante el Girona es ahora mismo un serio candidato al descenso. Eso es lo que vio la grada y de ahí su desesperación.

Salvo un par de arreones de Ferreiro y algún intento de Eldin, el Hércules no existió contra el colista. Aulestia, que suplió finalmente al ausente Falcón, hizo de bombero apagando los múltiples fuegos que encendieron muchos de sus compañeros. La grada se desesperó con Quique de Lucas, que reemplazó a Peña al cuarto de hora tras sufrir el lateral una lesión. El run-run en forma de bronca fue en aumento conforme Hervás regalaba balones al contrario y el Girona campaba a sus anchas por el césped aprovechando el desbarajuste táctico de inicio y unos cambios que volvieron a partir al equipo.

La tarjeta roja que vio Hervás a falta de un cuarto de hora para terminar el partido, fue el reflejo de una impotencia que condenó al Hércules a una eterna agonía para salvar un inmerecido punto. Porque si hubo un equipo que mereció ganar fue el Girona. No lo hizo porque ejerció de colista en el remate, pero cuando un equipo queda a merced del último es que tiene un problema serio. A estas alturas de temporada andar así resulta muy peligroso.

Mientras tanto, en los despachos siguen celebrando el gol por la escuadra que le han metido a la Generalitat. El problema es que ese gol puede quedar en una anécdota inútil si el equipo de Quique Hernández termina descendiendo. En ese escenario la varita del administrador concursal no llega, bastante ha hecho poniendo orden entre el desorden y la irresponsabilidad, y si hay que confiar en los que mandan para tapar el boquete deportivo no es difícil intuir lo que puede ocurrir. Será como ir a un parque temático.

Ficha técnica

Hércules: Aulestia, Juanma Ortiz, Pamarot, Echaide, Peña (De Lucas, m.18) (Portillo, m.45), Yuste, Font (Sugi, m.62), Javi Hervás, Sissoko, Ferreiro y Eldin.

Girona: Becerra; Iván López, Ramalho, Richy (Tato, m.85), Migue, Juanlu, Matamala, Timor (Jandro, m.77), Eloi, Gerard Bordás (Carmona, m.64) y Ortuño.

Árbitro: Sagués Oscoz (Colegio Vasco). Amonestó a Echaide, Pamarot y Portillo, por el Hércules, a Carmona, por el Girona. Expulsó por doble amonestación a Javi Hervás, en el minuto 78.

Estadio: Rico Pérez. 9.500 espectadores.

Hércules

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?