EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El estado vegetativo del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Ha transcurrido más de un mes desde que el Hércules quedara sin ninguna opción matemática para disputar la promoción de ascenso, si bien conviene recordad que sin posibilidades reales estaba desde hace meses. Algo que se veía venir a la legua sin que hiciera falta ser una eminencia futbolística.

Que tres entrenadores fueran incapaces de sacar partido a la plantilla confeccionada por Javier Portillo o que los registros goleadores del equipo fueran más propios de un candidato al descenso que de un teórico aspirante al ascenso eran señales para que la dirección deportiva hubiera empezado en marzo, incluso antes, a mover ficha con vista a la planificación del próximo proyecto.

Estamos en junio, con Fogueres a la vista y, al igual que hace un año, todo sigue parado en este Hércules que empieza a sentar bases muy sólidas para consumar su enésimo fracaso deportivo. Y todo porque la situación es igual o peor que hace un año cuando por estas mismas fechas el entonces presidente, Juan Carlos Ramírez, andaba con amenazas de liquidación si la Agencia Tributaria no aceptaba su plan de pagos.

Una estrategia que funcionaba antaño pero que hace tiempo dejó de colar entre los acreedores preferentes u ordinarios. Mucho menos con dirigentes cuya credibilidad es nula por sus incontables antecedentes de impagos e incumplimientos a la hora de zanjar deudas. Si hace un año había problema llamado Hacienda, ahora hay dos, la Agencia Tributaria más Europa. En total, casi 12 millones de euros que hay que pagar más pronto que tarde.

De nada sirve que en la agenda de Portillo figure Lluis Planagumà como técnico elegido para el nuevo proyecto o jugadores de perfil bajo como el delantero Titi (Jumilla), el centrocampista Leo Ramírez (Llagostera) o el defensa central Paco Aguza (Mérida) junto a otras apuestas cargadas de años como los exherculanos Miguel de las Cuevas, Sergio Mora o Máyor, tres integrantes del Hércules que logró ascender a Segunda División hace 13 años. Lo que se dice un proyecto “ilusionante”.

En este escenario, lo normal es pensar en bajar la persiana en el Rico Pérez. Sin embargo, la desaparición es algo que en el fondo dificilmente puede contemplarse en un club que mueve tantos intereses personales y familiares. Aunque parezca increíble, ese es el auténtico salvoconducto de este Hércules en estado vegetativo pero que al final ni muere ni morirá. De eso no nos cabe duda por mucha parálisis de la actividad en la SAD. A la Agencia Tributaria tampoco. Y en Europa mucho menos. Ya les conocen de sobra.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.