EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El efecto Portillo, más bonito que bueno

J. A. SOLER / @jasoler65

Con una victoria en los últimos diez partidos, sin ganar en el Rico Pérez desde hace tres meses, sin conocer el triunfo en lo que llevamos de 2018, con dos entrenadores amortizados a mitad de temporada, con la enésima quincena de fichajes entre los mercados de verano e invierno, novenos en la clasificación y a dos partidos de la promoción de ascenso. Son los números del Hércules que presenta en febrero después de casi 6 meses de competición.

Más que estas cifras, que son lapidarias, resultan mucho más preocupantes las sensaciones que desprende un equipo sin personalidad, sin alma, sin gol y que falla más de la cuenta en defensa. Por mucho que en verano llegaran nombres conocidos para la afición herculana, por mucho que en el mercado invernal se hayan incorporado tres alicantinos o por mucho que la dirección deportiva fiche y fiche, gaste y gaste, para construir un equipo más bonito que bueno, la realidad dice que este nuevo proyecto de Javier Portillo tiene toda la pinta de acabar peor que el anterior, que resultó un fiasco monumental, salvo un radical cambio que ahora mismo se ve muy lejano.

Hasta los más optimistas del club o su entorno se ven venir en el fondo el enésimo desastre y por eso ya están preparando el plan de choque. No hace falta. Todos sabemos que la culpa será de Tote, Falagán, Alfaro, Sergio Fernández o de esos herculanos infelices que no están conformes con nada de lo que hacen los eficaces gestores del Hércules. Faltaría más.

Porque también sabemos que a esta dirección deportiva no se le puede cuestionar por un par de sonados fracasos. Hay que darle tiempo a que aprenda y conozca mejor el mercado. Igual dentro de una década, después de un centenar de fichajes y una veintena de entrenadores, salen diez futbolistas y algún técnico válidos para un proyecto ganador. Con este método de múltiples intentos fallidos llegaron dos ascensos -uno a Segunda en 2005 y otro a Primera en 2010- y tres procesos concursales.

Como para salir nuevamente del pozo utilizan la misma fórmula, si es posible en esta ocasión que no se vayan jugadores como Álex Gallar que un día tuvo que quedarse en el vestuario tras marcar un golazo al lanzamiento de una falta que la quería tirar el que nunca veía puerta. Después de eso, el exherculano subió junto con Yeray González a Segunda con la Cultural Leonesa anotando 20 goles y ahora firma dianas clave en un Huesca que apunta a Primera División.

Con independencia de que este recordatorio sea tan oportunista como real, lo cierto es que el Hércules está en las mejores manos para que la infelicidad crezca entre la parroquia herculana. Lo mismo si un día apuestan por diseñar un proyecto menos aparente y bonito pero más válido y bueno, puede que hasta los más reticentes acaben siendo felices con el efecto Portillo. Porque, vínculos familiares al margen, es lo que más desean y quieren todos los herculanos. Tanto como que el Negre Lloma siga en el escudo.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.