EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El cuento de nunca pagar

J. A. SOLER / @jasoler65

No hace ni 365 días que el Hércules vivía su enésima “vía crucis” institucional. Entonces fue con la Agencia Tributaria. Una supuesta situación límite que al final quedó en nada pese a las amenazas de liquidación por parte de los que gobiernan la SAD.  Así que el asunto sigue igual, el descrédito crece y la confianza decrece.

Y es que los gestores del Hércules se han ganado a pulso la desconfianza de todos sus acreedores, desde los ordinarios hasta los de privilegio. Por eso mismo, el plan de pagar a partir de un hipotético ascenso que cada año parece estar más lejos ya no cuela para nadie. Ni para la Agencia Tributaria, ni para el IVF, ni mucho menos para la Comisión de Europea que reclama 7 millones de euros antes del 20 de mayo.

La política de dilatar todos los procesos de pago bajo la bandera de “los muertos no pagan” es algo que hace tiempo dejó de funcionar. En el caso del Hércules aún canta más porque a todos le dicen lo mismo. Ni siquiera colaría si algún año de estos se alinearan todos los astros y el equipo alicantino fuera capaz sacar la cabeza de un pozo en el que va camino de cumplir otro lustro.

Porque si a la Comisión Europea le van a proponer un calendario de pago condicionado a un ascenso a Segunda División que nunca llega, lo mismo plantearon hace un año a Hacienda o hace dos a los acreedores ordinarios para renegociar el convenio firmado en 2012.  Entre unos y otros el pufo se dispara a más de 20 millones de euros. Casi nada.

Es cierto que en Segunda B resulta imposible tapar este mayúsculo agujero económico, pero también es verdad que la monstruosa deuda del Hércules no se generó en esta maldita categoría, sino en el fútbol profesional, justo donde ahora dice que está la solución a todos sus males.

Precisamente por ello, si se produce esa poco probable vuelta a la élite, resulta difícil pensar en ello teniendo en cuenta como se les da hacer equipos competitivos, la cola de acreedores para cobrar lo que les pertenece dejaría el presupuesto destinado a la plantilla reducido a la mínima expresión, por lo que el riesgo de volver a bajar sería enorme y el club volvería a estar en las mismas.

Un bucle al que el Hércules parece estar condenado por obra y gracia de los que rigen sus destinos. Esto lo saben en el Rico Pérez. También cualquier acreedor que esté mínimamente atento. Todos les conocen después de múltiples incumplimientos. De ahí que no traguen con ese cuento de nunca acabar porque en realidad es más bien el cuento de nunca pagar.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.