EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El caso del presunto amaño del Racing-Hércules queda archivado

J. A. SOLER / @jasoler65

Tanto ruido para tan pocas nueces. Más bien, ninguna. Eso es lo que ha ocurrido finalmente con el presunto caso de amaño en el partido Racing de Santander-Hércules que mantuvo en vilo a la afición alicantina por unas acusaciones sin fudamento jurídico alguno por parte del presidente de la Liga Profesional Javier Tebas.

Al igual que ocurrió el pasado 13 de agosto cuando el Comité Social de Disciplina de la LFP dejó en evidencia al presidente de la patronal futbolística al no abrir expediente disciplinario sobre el partido Racing-Hércules por una supuesta predeterminación del resultado, casi dos meses después el mismo organismo ha vuelto a dejar con el trasero al aire a Javier Tebas, que ya había condenado a ambos equipos, archivando el caso.

No hace falta ser un especialista consumado en derecho para intuir que este asunto no podía tener mayor recorrido que el ruido mediático que estuvo provocando durante todo el verano el incendiario presidente de la Liga Profesional. Una cosa es la sospecha -fuera de España sospechan hasta de la selección campeona del mundo- y otra cuestión muy diferente es que se pueda demostrar jurídicamente. Como bien dice Tebas, una cosa es la verdad real y otra la verdad jurídica.

El pasado 9 de agosto, cuando peor pintaba el tema para el Hércules con un ruido mediático descomunal, este humilde informado envió un mensaje de tranquilidad a esos herculanos que empezaban a temerse lo peor ante lo que estaban viendo. Este es un fragmento de lo que publicamos al respecto:

“Te llamo para que me tranquilices porque estoy empezando a preocuparme mucho con lo que leo sobre el Hércules”, me dice un veterano aficionado herculano al ver la propuesta de la Liga Profesional para descender a su equipo de siempre. “Tranquilidad -le contesto- que no va a pasar nada. Solamente hay que estar preparados para escuchar más ruido en los próximos días, pero de ahí no pasa”.

Y tanto que no ha pasado de ese ruido mediático. No es una cuestión de ser adivino. Ni mucho menos. Si fuera así, nos dedicaríamos a las apuestas. Es una cuestión de aplicar la lógica jurídica y futbolística, algo de lo que carece el presidente de la LFP, pero no el Comité Social de Disciplina con esta sentencia: “No cabe sino concluir que no existen en este momento pruebas suficientes para atribuir ni siquiera indiciariamente los hechos denunciados contra persona física o jurídica alguna”.

Así, colorín colorado este cuento se ha acabado por la vía administrativa y aunque prosiga por la vía judicial, todo apunta a que tampoco encontrará prueba alguna. Otra cosa es que internamente alguien debería abrir una investigación para saber quién puso al club en grave riesgo por cuatro cochinas perras. Eso lo harían en cualquier empresa seria y responsable. El problema es que en la SAD los que tienen que decidir sobre ello no pueden predicar mucho con el ejemplo. Y de esta manera, resulta imposible quitar esa terrible etiqueta que tiene colgada el Hércules.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?