EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Alcorcón apuntilla al Hércules en el Rico Pérez (1-2)

J. A. SOLER / @jasoler65

Más que perder, más que un descenso, hay algo peor. Y es que el herculano que mira algo más allá de si el balón entra o deja de hacerlo, lleva años presenciando la agonía de un símbolo de Alicante que hace justo 40 años abrió la puerta de la gloria y ahora parece estar escribiendo las últimas páginas de su historia.

A esta situación se ha llegado gracias a una irresponsable gestión que no solo ha llevado a la ruina económica, deportiva y social del Hércules, sino que también ha arruinado la imagen de algo que durante más de 90 años ha representado a la ciudad con la complicidad de los políticos y algunos sectores influyentes e interesados de la sociedad alicantina.

El partido contra el Alcorcón fue la puntilla a la crónica de una muerte anunciada de un club que ha caminado sin rumbo, sin pies y, desde luego, sin cabeza. Así solo era cuestión de tiempo que el Hércules se derrumbara. Los dos goles del conjunto madrileño que remontaron en apenas 5 minutos el tanto de Portillo no fueron más que un reflejo de lo que es el club desde hace tiempo.

La sensación que transmitía el estadio Rico Pérez en los minutos finales del partido ante el Alcorcón es que detrás de la enésima derrota o del más que probable tercer descenso a Segunda B es que la aventura herculana camina a su fin. Todo ello gracias a quién se autoimpuso la insignia de oro y brillantes por hacer historia en el Hércules. Fue adivino entonces porque, desde luego, va a pasar a la leyenda negra de Alicante por convertirse en el enterrado de uno de los símbolos de la ciudad.

Este drama, muchísimo más grave que descender, apenas provocó unos tímidos cánticos en el estadio contra el responsable de esta obra de terror. Tras el partido, unas decenas de aficionados se concentraron en la puerta cero para mostrar su disconformidad contra la familia Ortiz. Seguro que lo que le dijeran tendría el mismo efecto que cuando Javier Tebas le recordó en Alicante y delante de su cara sus trapicheos en el fútbol.

El problema no es que el presidente de la LFP dejara en evidencia a Enrique Ortiz, Carlos Parodi, Javier Portillo o Paco Peña. A quién ridiculizó fue al Hércules y ninguno de ellos se preocupó por ello. Fue una muestra más de lo que les importa esto más allá de que en un futuro puedan seguir viviendo del cuento. Por cosas así una institución casi centenaria está como está. Más muerta que viva. Y perder con el Alcorcón es una anécdota comparado con todo lo demás. Que vayan preparando otra insignia. En lugar de oro y brillante, póstuma.

Ficha técnica

Hércules: Falcón; Juanma Ortiz, Escassi, Echaide, Peña, Héctor Yuste, Javi Hervás, Darwin Machís (Sardinero, m.60), De Lucas, Eldin (Assulin, m.73) y Portillo.

Alcorcón: Dani Giménez; Pau Cendrós, Héctor Verdés, Babin, Ángel Sánchez, Rubén Sanz, Pachecho, Juli (Jony, m.87), Martínez, Iribas (Fernando Sales, m.72) y Arnal (Óscar Plano, m.58).

Goles: 1-0. Min.65: Portillo. 1-1. Min.67: Pau Cendrós. 1-2. Min.70: Rubén Sanz.

Árbitro: Pérez Pallás (Colegio Gallego). Amonestó a De Lucas y Echaide, por el Hércules; y a Rubén Sanz, Pau Cendrós, Martínez y Pacheco, por el Alcorcón.

Estadio: Rico Pérez. 8.500 espectadores.

Falcón

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?