EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El 65% de los abonados del Hércules no ha renovado tras finalizar el plazo de reserva de su localidad en el Rico Pérez

J. A. SOLER / @jasoler65

Poco más de un 30% de abonados de la temporada pasada ha renovado su abono en el Hércules tras finalizar el plazo de reserva de la localidad que tuvieron los más de 5.500 afiliados que el club contabilizaba a 30 de junio de 2015. Y es que un 65% de esos fieles seguidores blanquiazules, unos 3.000, han optado por no prorrogar de momento su pase, aunque todavía restan tres semanas para el inicio de la competición en Segunda B.

La corriente de ilusión que generó las dos eliminatorias de promoción hicieron pensar a los dirigentes del Hércules que la campaña de abonos para la temporada 15-16, a pesar de seguir en Segunda B, sería mucho mejor que la de hace un año. Las previsiones del club para este ejercicio apuntaban a superar la cifra de 6.000 abonados cuando 12 meses antes, tras el descenso de categoría, pensaban únicamente en 3.500. Menudo ojo tienen. Ni acertaron entonces, pues hubo muchos más de los que preveían tras el descenso, ni ahora con los 2.300 abonos emitidos en 31 días de campaña.

Para justificarse, dirán que a la afición del Hércules no hay quién la entienda. Es mucho más sencillo que eso. Algo se habrá hecho mal para tirar por la borda en dos días esa reactivación del herculanismo generada en las últimas semanas de la campaña anterior. Con más de 12.000 espectadores de media en las gradas del Rico Pérez en los dos últimos partidos de promoción ante Murcia y Cádiz, como se puede apreciar en la imagen y todos de pago, solamente era una cuestión de mantenerse en la ola buena.

Pero no. Los ideólogos de la campaña de abonos cogieron otra ola distinta y el resultado es el que se está viendo, que más de la mitad de abonados aún no ha renovado. La continuidad de Javier Portillo después de todo lo que ha ocurrido en los últimos tres años, hartazgo hacia un modelo de gestión que lleva 15 años haciendo aguas, la maniobra financiera que pretendían llevar a cabo los gestores de la SAD que hubiera llenado de vergüenza a cualquier herculano si el IVF no la tumba, el enésimo menosprecio a los seguidores más fieles o una política de precios muy discutible son algunas de las causas que han provocado que poco más de 2.000 herculanos se hayan acercado en este caluroso verano por el antepalco del Rico Pérez.

Tan conscientes son de que la clientela anda más que molesta que ni siquiera está programado un partido de presentación en el Rico Pérez. Al menos por el momento porque el bolo del 8 de agosto entre el Atleti y la Real no vale. Y es que saben que los pocos que vayan a esa puesta de largo del Hércules, como ocurrió hace tres veranos con aquella esperpéntica presentación de camisetas en el estadio, pueden hacer sonar tambores de guerra como ocurrió entonces con García Pitarch o hace un año en Elda. Nada ha cambiado en el club, aunque se vean otras caras en los despachos. El problema de fondo es que lo mueve todo a distancia.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?