EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Echávarri mantiene el pulso con el Hércules y pide al club facturas sobre la reforma del Rico Pérez

J. A. SOLER / @jasoler65

El Ayuntamiento de Alicante mantiene el pulso con el Hércules y sus dirigentes. La tensión entre el equipo de gobierno municipal y el club es visible y palpable desde hace tiempo, tal y como ha venido reflejando EstadioDigital.es en las últimas fechas.

La última vuelta de tuerca ha sido la petición del alcalde Gabriel Echávarri para que el presidente del Hércules, Carlos Parodi, presente toda la documentación relativa a la reforma del estadio Rico Pérez antes de la reunión que mantendrá con los dirigentes de la SAD en una semana, según han informado Cope Alicante y Ser Deportivos.

Y es que con fecha 16 de abril de 2007, el Ayuntamiento de Alicante acordó adjudicar a la mercantil Aligestión Integral S.L. del estadio José Rico Pérez por la cantidad de 7.805.344,20 euros, comprometiéndose el adjudicatario a invertir en las obras de reparación y acondicionamiento establecidas en el pliego de cláusulas administrativas por un importe mínimo de 4.275.000 euros.

En el mismo pliego de condiciones se establecía, igualmente, que a partir de la citada fecha de 2007 se abría un periodo de cuatro meses en el que Aligestión Integral tenía que presentar un proyecto de reforma del estadio, es decir, en septiembre de 2007 como fecha tope. Meses después, Enrique Ortiz presentó en el Rico Pérez tres faraónicos proyectos de remodelación integral del estadio.

El proyecto que más gustó al entonces máximo accionista del Hércules fue el presentado por el prestigioso Estudio Lamela con una remodelación integral del estadio y de la zona que iba mucho más allá que la reforma exigida por el Ayuntamiento. La obra abarcaba incluso las instalaciones de Aguas de Alicante y otros edificios colindantes con el estadio. El coste de ese proyecto que no llegó a realizarse ascendió a 37.700 euros, factura que fue remitida al Hércules -inquilino del estadio- y no a Aligestión -propietario del Rico Pérez-.

El tiempo fue pasando y los indicios de incumplimiento con el contrato de compraventa llevó a la oposición municipal a movilizarse tras realizarse finalmente la reforma exigida en el verano de 2010, tres años después de la compra del estadio. Enrique Sanus, gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante, confirmó en noviembre de 2011 que la mercantil propietaria del Rico Pérez presentó dicho proyecto el 4 de enero de 2010, concediéndose la licencia de obra mayor el 8 de febrero de 2010.

Sanus admitió este retraso de tres años en la presentación del proyecto pero, según el gerente de Urbanismo, no existió “incumplimiento porque no hay ninguna cláusula en el convenio ni en la compraventa que penalice esta demora. Por este motivo, el Ayuntamiento admite este retraso desde el momento en que la comisión de seguimiento de la reforma del estadio insta a que presenten la licencia en enero de 2010″.

Casualmente, el momento de presentarse el proyecto coincide con que el Hércules tenía pie y medio en Primera División. El ascenso se da casi como hecho en ese primer trimestre de 2010 y, aunque posteriormente se complicaría por una mala racha de resultados del equipo, en junio se certificó el salto a la máxima categoría del fútbol español lo que obligó a adecuar el estadio Rico Pérez a la normativa vigente en diferentes cuestiones. Probablemente, si no hubiera habido ascenso, tampoco se hubiera llevado a cabo la reforma en 2010.

Otra circunstancia casual es que días después de consumarse el ascenso a Primera División en junio de 2010, el consejo de administración del Hércules aprobó una ampliación de capital por valor de 30 millones de euros mediante un aval del Instituto Valenciano de Finanzas. Finalmente, dicho crédito quedó en 18 millones de euros que debían servir para que la entidad zanjara su deuda pública y cuyo destino final no ha sido detallado por la entidad, especialmente tras ejecutarse dicho aval por parte de la Generalitat por incumplimiento en los pagos de Aligestión Integral S.L, mercantil propietaria del Rico Pérez que aportó el estadio como garantía para acceder al crédito.

Las obras de remodelación del estadio Rico Pérez se iniciaron en las mismas fechas, en el verano de 2010, que la concesión del crédito de la CAM por importe de 18 millones de euros avalados por el Instituto Valenciano de Finanzas -26 de julio de 2010-. Y, otra curiosa coincidencia, la devolución de la garantía de 4.275.000 euros a Aligestión Integral S.L. por la reforma del estadio Rico Pérez se llevó a cabo días después de que el Tribunal Superior de Justica preguntara a la alcaldesa Sonia Castedo sobre el asunto en un interrogatorio por el Caso Brugal

Solo tres meses después de la devolución de la garantía a Aligestión y de la previa inspección de los técnicos municipales, uno de los paneles de la torre de iluminación cayó sobre la grada. Fue en febrero de 2013. Una situación que pudo ocasionar una tragedia si llega a producirse en un partido. Poco antes de aquel incidente el Rico Pérez se había llenado para el encuentro internacional entre la selección española y Escocia, choque de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2012.

La sustitución de las cuatro torres de la luz del Rico Pérez tuvo un coste de unos 400.000 euros que, al igual que el proyecto no realizado pero encargado al Estudio Lamela en 2008, tuvo que asumir el Hércules y no Aligestión Integral SL, mercantil propietaria del estadio desde 2007.  Por último, Estudio Lamela es actualmente accionista de la SAD tras convertirse en acciones la deuda de 37.700 euros del proyecto encargado en su día por el propietario de la instalación. Otro asunto oscuro.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?