EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Despedidos todos los porteros y taquilleros del Hércules

ÓSCAR CRESPILLO / El opinante inquieto

Viernes, 21 de julio. Dos de los tres sindicatos que conforman el comité de empresa del Hércules C.F. reciben una llamada del jefe de seguridad del club, Juan Carlos Celdrán y les citan para una reunión a celebrar el pasado martes 25 en sesión vespertina. Motivo de la reunión: “planificar la próxima temporada“. Al tercer sindicato que tiene representación en dicho comité no hizo falta avisarlo: su delegado es el propio Juan Carlos Celdrán.

No por haberlo dicho varias veces es menos curiosa, si no preocupante, la situación: la misma persona que es jefe de seguridad del club, por lo que es un cargo de confianza, y es quien coordina y da órdenes directas a los guardas jurados, y quizá hasta tenga intereses en que una empresa de seguridad entre en el club, es delegado por parte de un sindicato “amarillo” para, en teoría, defender los intereses de los trabajadores que están en el club blanquiazul.

Martes, 25 de julio. Continúa la paradoja: Celdrán, miembro del comité, actúa una vez más como empresa, y comunica a los representantes de CCOO y UGT la planificación de la próxima temporada: van a ser despedidos todos los porteros y taquilleros en las próximas semanas. Y ofrece una salida pactada a ese despido: dos pases vitalicios a cada empleado a cambio de ver extinguida su relación laboral y solicita que se lo piensen rápido pues solo aceptará el club ese acuerdo si se produce antes del primer partido de liga. Es decir, que quien no se quiera marchar a coste cero y con dos pases, no tendrá la opción de seguir desempeñando su trabajo: será despedido con el dinero que le corresponda.

Hace ya tiempo, Perfecto Palacio y Sergio Fernández sopesaron la posibilidad de hacer cambios en el Hércules. Contactaron con varias empresas de seguridad y desecharon la idea al comprobar que salía mucho menos rentable contratar personal externo que mantener a la plantilla de empleados. Hablamos de hace seis años.

En aquella época, un trabajador fijo discontinuo cobraba a cuatro euros la hora, lo que en una jornada normal venía a ser un total de 32 euros.

En la actualidad, y seis años después, esos mismos trabajadores cobran cuatro euros por hora, por lo que en una jornada normal siguen cobrando 32 euros. Es decir, no se les ha subido un solo céntimo el sueldo. Si entonces no cuadraban las cuentas para despedir a la plantilla y contratar empresas externas “porque sale más caro“, más de un lustro después me cuesta creer que las cosas han cambiado y más aún en Segunda División B.

Estamos hablando de trabajadoras y trabajadores que, en su mayoría trabajan en el Rico Pérez desde el año 95. Es decir, han superado los 20 años de servicio al Hércules por un sueldo irrisorio. Y que lleven esa cantidad de años no significa forzosamente que sean personas de edad muy avanzada. La media de la plantilla puede estar en torno a los 40-42 años. Más sangrante es el caso de un empleado que está prestando sus servicios desde que se inauguró el Rico Pérez, un 3 de agosto del 74, por lo que en unos días cumpliría 43 años en “su Hércules“. Mucho más de media vida. Muchísimo más.

Es cierto que los clubes se van modernizando, que las empresas van buscando cada vez  y en más ocasiones servicios externos. Pero no es menos cierto que en muchos de ellos, conocen lo que significa la frase SER UN CLUB SEÑOR Y EJEMPLAR. Y cuando un empleado lleva años y años de servicio, y llega el momento del adiós, se le hace un reconocimiento, bien una placa, bien una insignia, bien algo. Aquí, no. Aquí con dos pases y perdonando el finiquito se intenta solucionar todo. Usted que me lee y es abonado desde no sé cuándo, bien sabe lo que quiero decir acerca de buen trato y reconocimiento. Precisamente eso que usted jamás recibe desde Romeu Zarandieta.

Pocos días quedan para que usted  deje de ver en taquillas a Mari Carmen o Pedro. Para que pueda saludar en las puertas a Reyes, Lola, Héctor, Jandro o Martos. Para que reciba ese trato humano que solo alguien que le conoce tiempo puede dispensarle. Desde el día en que se produzca ese despido, ellos formarán parte de los hermanos González, de los Aracil, de los Linares, de los Juanfra…de tantos y tantos que dieron gran parte de su lealtad y esfuerzo al Hércules,  y que quedaron relegados al cajón de las cosas inservibles.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?