EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Del “guantanamera” a Felipe Mesones a los cuatro goles a Villalvilla en un partido mágico

J. A. SOLER / jsoler65

Hércules y Toledo vuelven a verse las caras dos décadas después. En esta ocasión en una promoción de ascenso a Segunda División aunque en los años 90 protagonizaron duelos con la mirada puesta en Primera División. Y es que todavía permanece en el recuerdo de los herculanos aquel 4-0 que acabó con un récord de imbatibilidad del meta Villalvilla, el gol de Vorkapic en el Salto del Caballo o la sentencia a Felipe Mesones como entrenador del Hércules tras una derrota con los toledanos. local-sanrocco

De todos aquellos enfrentamientos el que ha quedado grabado en la memoria histórica herculana fue aquella goleada en el Rico Pérez en la temporada que terminó con un brillante ascenso del Hércules a Primera División. Fue a mediados de octubre de 1995. Los dos equipos llegaban a esta cita en una espléndido momento de forma y como serios aspirantes al ascenso. De hecho, el Toledo no había encajado un solo gol en las 7 primeras jornadas de Liga.

Pero el Hércules contaba por entonces con un ataque demoledor con Jankovic, Rodríguez, Alfaro y Sigüenza metiendo goles como churros y ni siquiera Villalvilla, el imbatido portero del conjunto toledano, ni una defensa liderada por Juan Carlos Mandiá -años después técnico blanquiazul- y Andrei Moj -defensa ruso que al año siguiente recalaría en Alicante- pudieron frenar la avalancha blanquiazul.

El récord de imbatibilidad de Villalvilla fue pulverizado en el Rico Pérez en los primeros 20 minutos de partido. Un doblete de Jankovic y otro de Sigüenza ponían un increible 4-0 en el marcador de un coliseo alicantino en estado de éxtasis. Esa goleada, junto al 0-6 que el Hércules logró en Villarreal una semana después, marcó el desarrollo de una temporada que terminó con un histórico ascenso a Primera División. Badajoz, con otro gol de Sigüenza, fue la última estación en el trayecto hacia la élite.

También hubo otros enfrentamientos entre Hércules y Toledo en la década de los 90 que dejaron huella. El primer triunfo en el Salto del Caballo llegó en 1994 con un gol de Lubo Vorkapic, un delantero serbio que llegó a Alicante tras el traspaso de Eduardo Rodríguez al Rayo Vallecano. Esa victoria por 1-2 sirvió para que el equipo blanquiazul que por entonces entrenaba Quique Hernández luchara hasta la última jornada por ascender a Primera División.

Por esa época el Toledo, entrenador por Gregorio Manzano, estuvo cerca de subir a la máxima categoría. Y también le dio algún digusto al Hércules como un triunfo verdiblanco en el Rico Pérez que prácticamente sentenció a Felipe Mesones como técnico blanquiazul. La afición herculana entonó por primera vez el “Guantanamera” al entrenador argentino que fue destituido por Aniceto Benito poco después. Llegó Manolo Jiménez y menos de un año después firmó aquel mágico 4-0.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?