EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Debate externo, problema interno

J. A. SOLER / @jasoler65

Como dice un gran herculano como Luis Hernández, el autogol de Portillo en Lleida fue un accidente. Y habría que tomarlo como tal si no fuera por el golazo en propia meta que encajó el Hércules con la imposición del delantero hace más de tres años. Desde entonces, el debate externo, como definió el asunto quién le renovó días después de esconderse en el banquillo del Rico Pérez, se ha ido generalizando en el entorno blanquiazul.

Tantos no pueden estar equivocados, se preguntaría cualquiera con un mínimo de autocrítica o vergüenza torera. Valores que, por lo que se aprecia, no conocen ni en los despachos ni en su extensión en el campo. Algo que ya empiezan a ver hasta los que han sido más condescendientes con esta insostenible situación que va camino de cumplir su cuarta temporada.

Dinamitando un proyecto deportivo con su imposición, generando crispación desde el primer día que se consumó el autogol del suegro en el Rico Pérez, escondido tras consumarse un fracaso absoluto, desafiante renovación tras el bochornoso descenso a Segunda B hace 15 meses, clamor herculano en Elda pidiendo su marcha, mandando callar a la grada tras su último gol en portería contraria, fallando en el momento clave en Cádiz, diciendo que tiene ofertas para irse pero mejor quedarse donde nadie le quiere… Todo esto, al igual que su autogol en Lleida, no es un accidente, ni siquiera una cadena de accidentes, es un atentado contra la dignidad. La suya y la de un entorno que, aunque no lo parezca, quiere lo mejor para él. Que se vaya junto con el que lo impuso si es que quieren algo al Hércules.

Porque solo así cesará ese debate externo que tanto perjudica al vestuario porque no es cómodo tener al lado a quién ejerce de dueño, al director deportivo por tener que hacer filigranas para planificar la delantera, al entrenador por los malabares que debe hacer a la hora de elegir once para jugar, al equipo por saber que no marca diferencias o a la afición que ha cambiado los pitos por la mofa para ver si así se da cuenta de la que ha liado en estos tres años. Con todo eso, el debate externo camina de forma inexorable hacia un gran problema interno. Y eso ya no es un accidente como el autogol de Lleida. Es algo mucho peor.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?