EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

De las penurias de la cantera a la ampliación de capital

J. A. SOLER / @jasoler65

Basta darse una vuelta por los partidos del Hércules B para ver cómo funciona el club blanquiazul en aspectos básicos. Casi dos meses después de haberse iniciado la competición, el técnico José Vicente Lledó continúa sin tener tramitada su licencia y, por consiguiente, no puede sentarse en el banquillo por el conflicto que la entidad herculana mantiene con Vicente Borge, entrenador del filial en las dos últimas temporadas.

El Hércules aún no ha llegado a un acuerdo con Borge para finiquitar su contrato y como consecuencia de ello el filial va dando una lamentable imagen con su actual entrenador dirigiendo al equipo detrás de una valla o desde la grada, pero no en el banquillo como sería normal. Es una más de las cosas que ocurren en un histórico club que esta misma semana cumple 91 años y que en los últimos 14 años ha acumulado despropósitos que desacreditan su imagen día a día.

La dejadez con la cantera también se extiende a los chavales del filial que tampoco pueden cobrar por algún descuido burocrático en el club. Ni siquiera disponen de material para entrenar. Y es que quién mueve los hilos de este juguete roto entiende la cantera como un gasto y no como una inversión. De ahí que duela tanto destinar cualquier euro a la base que, al final, debe ser el futuro. No hay otra posibilidad para sobrevivir, aunque a algunos les cuesta entenderlo.

Con estas situaciones impropias de un club profesional está a la vuelta de la esquina una primera ampliación de capital en la SAD de un millón y medio de euros. Un escenario propiciado por quién dilapidó el dinero en Primera División, el mismo que ahora se encuentra en una encrucijada. No hace mucho dijo que ni un euro para el baloncito y por ello recurrió a agentes externos para que Quique Hernández pudiera disponer de jugadores. Otra cosa es que el técnico necesitara un sofá y le trajeran dos televisiones. Lo normal cuando no se tiene otra salida.

Y con esta peculiar manera de gestionar una SAD se afronta una ampliación de capital que, si no se lleva con rigor y máxima diligencia, puede ser la puntilla para el Hércules teniendo en cuenta que en la LFP hay quién está sacando brillo a la lupa para mirar con detalle a partir de enero un proceso crucial. Sin lupa ya bajaron al Guadalajara y casi lo hacen con el Alcorcón. Y con los antecedentes administrativos que hay en el Hércules, Tebas debe estar frotándose las manos para ajusticiar donde sí puede hacerlo.

Así que un nuevo frente de batalla del que apenas se habla está a punto de llegar. Con casos como el de Lledó y lo que ocurre en la cantera es como para ponerse a temblar. Si no hay dinero para Borge o al menos suministrar material a los chavales, de dónde va a salir un millón y medio de euros para la ampliación de capital. Se supone que del mismo sitio que para pagar servicios audiovisuales o de podología en el club. Pero esto no se considera un gasto, más bien una inversión. Y eso sí que lo sabe Enrique.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?