EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Claudio Gómez: “Siento nostalgia de mi etapa en Agustinos con el Padre Angel Escapa”

J. A. SOLER / @jasoler65

El alicantino Claudio Gómez ha sido galardonado por el Comité Olímpico Español con la Insignia de Oro al Mérito Deportivo junto con otra institución del balonmano alicantino como José Julio Espina. Esta distinción viene a confirmar que el deporte más laureado de la provincia sigue siendo reconocido a nivel nacional e internacional. Y es que Claudio Gómez jugó en la élite en equipos como el Atlético de Madrid o Ciudad Real para después convertirse en gerente de la Asociación de Jugadores de Balonmano.

– Imagino que debe ser una satisfacción y un orgullo para usted recibir esta distinción después de tantos años vinculado al balonmano.
– Toda una vida. Desde que empecé con 7 años en el colegio Agustinos, los años que jugué en la élite y ahora como directivo. Estoy agradecido a personas como Paco Blázquez, presidente de la Real Federación Española de Balonmano, por proponerlo así como a los que han decidido concederme esta Insignia de Oro al Mérito Deportivo.

– Con este galardón también le vendrán nostálgicos recuerdos de su época de jugador.
– Efectivamente, recuerdo con nostalgia la etapa de jugador. Sobre todo de la época escolar en Agustinos con el Padre Angel Escapa, una figura irrepetible en el balonmano alicantino. Tampoco puedo olvidar aquellos años en el Atlético de Madrid con Juan de Dios Román y compañeros a los que poco antes seguía por la televisión. Y más tarde en Ciudad Real en donde me sentí muy a gusto y pude rendir al máximo. En el Atlético tenía por delante a Lorenzo Rico y fue más difícil.

– Debe ser uno de los pocos jugadores alicantinos que no ha jugado en un equipo de élite de su tierra.
– Posiblemente sea así. Al terminar en Agustinos me empeñé en estudiar Psicología, en Alicante no se podía y me vine a Madrid en donde recibí una oferta de Juan de Dios Román para jugar en el Atlético de Madrid. Es verdad que los estudios me impidieron jugar en algún equipo alicantino de élite y puede que sea una pequeña espina clavada, pero también es cierto que en el Atlético me integré muy bien, en Cuenca y Ciudad Real también e hice muchos amigos. De hecho, quedamos con cierta frecuencia.

– Entre jugar como portero de balonmano y un despacho vinculado a este deporte, ¿con qué se queda?
– Sin duda, prefiero jugar a estar en un despacho. No obstante, me siento un privilegiado al poder continuar en la gestión del deporte que ha ocupado toda mi vida.

– ¿No le atrae ser algún día presidente de la Federación Española?
– Pues no. Creo que ese cargo tiene muchos quebraderos de cabeza. No es nada goloso, al menos para mí. Alguna vez me lo han planteado, pero creo que mi perfil no es el más idóneo para un puesto como el de presidente de la Española.

– En estos tiempos tan difíciles tampoco será fácil gestionar los problemas de los jugadores profesionales de balonmano
– La situación es complicada, pero también hay aspectos positivos. Por un lado, los presupuestos han bajado tanto que es probable que este año tengamos menos problemas de impagos. Las dos últimas temporadas han sido muy duras. Por otra parte, hay jugadores jóvenes que tienen muchos más minutos ante la imposibilidad de los clubes de contratar extranjeros. Así, hemos pasado de ser un país importador de jugadores a ser exportador.

– ¿En qué beneficia o perjudica que muchos jugadores españoles jueguen en el extranjero?
– Beneficia porque están jugando en competiciones de muy alto nivel y eso siempre es bueno para el balonmano español. Y perjudica por la lejanía ya que no podemos disponer de ellos para promocionar este deporte en España.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?