EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Ciencia infusa en el Hércules

FRANCISCO J. GARCÍA QUINTO. Abonado 1.055 del Hércules.

La afición y el cliente siempre tienen la razón, eso lo saben en todos los negocios y en todas las sociedades limitadas y anónimas porque sencillamente sin cliente o sin público, adiós negocio. La parte más importante del fútbol, al margen de los propios futbolistas, es la afición y la afición del Hércules, cansada y hastiada de fracasos y tomaduras de pelo constantes, empieza a darse cuenta  de donde están  los problemas en el club más representativo de Alicante.

Como venimos diciendo años atrás lo que se ve en el césped es el reflejo de la situación del club.El fracaso en la gestión conlleva el fracaso en el verde y éste agrava el problema institucional. Lo que vivimos es una pesadilla que no tiene visos de acabar en buen puerto. Las cosas siguen haciéndose mal, no se aprende de los errores del pasado y cada año se hacen plantillas desequilibradas, llenas de jugadores con nombre y sin hambre, con cierta calidad pero  sin apenas  carácter y personalidad para liderar la nave blanquiazul y marcar las diferencias en el terreno de juego.

Llevamos once jornadas y todos los que vienen al Rico Pérez saben que no tenemos equipo para ascender, que nos han vuelto a engañar quienes afirmaban que teníamos mejor equipo que otros años y que los problemas no se resuelven con un cese de entrenador. Javier Portillo en su primer año como director deportivo se ha equivocado rotundamente con algunos jugadores llamados a ser importantes, pero sobre todo en dos cuestiones capitales: a) El perfil envejecido de gran parte de los jugadores sénior y b) la falta de un buen organizador y un delantero centro goleador.

Tener jugadores excesivamente veteranos se traduce en un aumento exponencial de lesiones , en falta de hambre futbolística que puede inducir al conformismo y en un peor tono físico. Como se suele decir los años no perdonan. No tener un organizador bueno en mediocampo nos lleva a tener problemas de fluidez en el juego, producto de la falta de jerarquía en la zona donde se fragua todo. El mediocampo actual del Hércules es como La ley de la conservación de la energía : ni crea ni destruye, solamente transforma el juego en un espectáculo dantesco que muy poco tiene que ver con el fútbol. Respecto al delantero, qué decir si todo está ya dicho. Este juego consiste en meter el balón dentro de la red y nosotros llevamos años de sequía. Año tras año acusamos la falta de gol y sigue sin venir nadie que tenga verdadero olfato goleador.

Estos errores básicos en la planificación comprometen de forma notable la viabilidad del proyecto, conducen al fracaso de la plantilla y de los entrenadores y llevan al público a la desesperación. Ayer nadie habría cantado en el estadio “Portillo vete ya”  si el equipo diese buenas sensaciones y se viesen posibilidades reales de conseguir algo bueno a final de temporada. Pero ayer más de 4000 personas vieron que no hay una plantilla acorde a la meta que se pretende conseguir. No dudo que haya algunos buenos jugadores que no están dando lo que se espera de ellos pero a nivel grupal la mezcla es mala y creo que tanta veteranía limita mucho al equipo.

En enero se tendrá que hacer una remodelación profunda de la plantilla porque se ven más carencias que virtudes. Eso se traduce en más gasto y mayores problemas económicos si no se consigue el ascenso. Y así un año y otro y otro y otro. No, el problema no es Javier Portillo y su falta de experiencia como director deportivo o su escaso acierto en los fichajes y renovaciones. El problema es la falta de un proyecto consistente a todos los niveles del club . El club y sus rectores no terminan de apostar decididamente por el ascenso. No se invierte lo necesario en los puestos importantes de verdad y luego se paga con creces. Con un buen delantero centro goleador, Carlos sería mejor jugador y tendría menos presión, a Juli o a Chechu se le notarían menos los años. Con un líder en mediocampo, Miñano rendiría muchísimo mejor e incluso Pepelu, Pedja o Salinas podrían hacerse mejores jugadores en menos tiempo.

En definitiva, el fútbol no admite medias tintas y la frontera entre el fracaso y el éxito a veces es muy escasa, por ello todos los esfuerzos son pocos en las posiciones claves. Así subió el Hércules de Portillo en junio de 2010 a Primera división, así se convirtió el madrileño en un jugador querido por la afición, tal y como se pudo comprobar en su vuelta con el Las Palmas. Sin embargo su vuelta en 2012 en época de vacas flacas no fue bien recibida por romper un buen proyecto deportivo y porque se dejó de invertir económicamente en el Hércules de la forma que se necesitaba. Al margen de los fallos de planificación  que  ya hemos citado, el verdadero problema de estos años es que sin fichar a los mejores o más aptos queremos ser campeones y ascender y el fútbol de bronce no es una ciencia infusa.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?