EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Carta abierta a don Sergio Fernández Álvarez

ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo

Estimado Sergio:

No veas cómo están las cosas por Alicante. Y más en nuestro querido Hércules.

Como bien sabes, con una deuda que no se paga casi nunca; con un consejo que eterniza cualquier cuestión económica que deba solventar; con el cuchillo bien afilado en el cuello del Negre Lloma de nuestro escudo y coqueteando con el descenso a Tercera, pero con un club que está bien enamorado de la mediocridad deportiva y empresarial.

Por mucho que te cuenten o que te acerques a nuestra ciudad a visitar a tus amigos (que te quedan –si me permites, te quedamos- y muchos) vivir el día a día de esta S.A.D. llamada Hércules, equipo en  otros tiempos glorioso, es, permíteme la licencia, un sin vivir.

Esta forma de sentir al Hércules me recuerda, Sergio, a esa droga que sabes que te daña, te destruye, te carcome las entrañas, pero que acabas consumiendo pues sin ella no sabes subsistir. Solo que en este tema hay una pequeña corriente de opinión que se empeña, día sí y día también, en defender al camello que te pasa esa sustancia. Y no todos los que coforman esa pequeña corriente son aficionados, ¡qué va!

Y mientras, los menos jóvenes pero también menos mayores, añoramos tiempos pasados. Tiempos como en los que tú te vestías la camiseta herculana. Tiempos en los que se criticaba a la plantilla y club por no ascender a Primera. Tiempos en los que realmente había presión; una presión por parte de más de doce mil fieles en el estadio y de unos medios que recordaban periódicamente lo que suponía para Alicante, y lo necesario que era para esta ciudad, tener un equipo en Primera División.

Todo cambia, querido Sergio. No hay que irse muy lejos para recordar cómo el Hércules era un gallito en Segunda; cómo el Lucentum era líder en ACB y jugaba en Europa; cómo Alicante lucía orgullosa en Hogueras cientos y cientos de camisetas, gorras y pantalones de deporte durante las Mascletás. Y ahora, lo extraño es ver a una sola persona por la calle con alguna de esas prendas puesta. ¿Qué no habremos hecho bien los habitantes de la capital de la Costa Blanca para no tener nada de élite?

Mientras, imagino que en Vitoria ocurre todo lo contrario. El temporadón de “tu” Deportivo Alavés está siendo mucho más que digna. Y créeme si te digo que en estas tierras, la mayoría de gente de bien se alegra. Los proyectos pueden salir bien o mal, pues la suerte juega un papel fundamental en esto del deporte. Pero si un proyecto es cabal, con gente capaz, sin amiguismos y repleto de profesionales es más habitual que la diosa fortuna te acompañe, que si lo dejas todo en manos de alguien que lo único que desea es sacar barriga o beneficiarse de otros negocios que pueda tener.

Sí, Sergio, se te echa de menos. Hablar contigo de vez en cuando es un lujo, un placer,…es llenar de sabiduría mi vida personal y crecer un poquito en mis conocimientos futbolísticos. Ver los partidos del Glorioso Alavés es un aprendizaje de lucha, tesón y compromiso. Y comprobar que te va bien es motivo de gozo y alegría.

Pero tiene un hándicap: estás lejos por lo que el Hércules no puede tenerte. No sabe disfrutarte. No supo valorarte. Y ahí está el resultado.

Te animo a que sigas haciendo tu trabajo como sabes, independientemente de si el objetivo que te marques llegue o no. Yo, personalmente seguiré disfrutando la Liga de las Estrellas desde la televisión. Y entre otros equipos que sigo, sin duda está en el que te encuentras.

Nosotros, mientras, seguiremos yendo a la Santa Faz pidiéndole amparo, protección y una multitud de milagros pues, mucho me temo, que mientras  sigan en Romeu Zarandieta los mismos será imposible un cambio de rumbo en lo deportivo e institucional.

Cuídate mucho.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?