EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Bandazos en el Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

El proyecto deportivo del Hércules se tambalea. Una deficiente planificación realizada en el verano ha llevado a dar bandazos en el mercado invernal a una dirección deportiva que no solo ha perdido la confianza en los despachos de más peso en el club –Juan Carlos Ramírez-, sino también entre sus incondicionales valedores, en el vestuario porque los descartes se van sin cobrar y hasta en ciertos sectores de la afición que no entienden algunas de las decisiones que se están tomando.

La llegada de un jugador como Juan Quero que lleva tres meses sin competir en un campeonato tan exótico como el tailandés y, sobre todo, el descarte de Pardo que deja bajo mínimos la defensa del Hércules, lo único que ha funcionado hasta ahora en el equipo blanquiazul, no deja de ser una apuesta arriesgada en el caso del fichaje y temeraria en la salida.

Dani Barroso lamenta, tal y como publica el diario La Verdad, no disponer de dinero para fichajes en el mercado invernal. Además de las penurias económicas que sufre el Hércules, que no dan para pagar traspasos, los errores de bulto cometidos por el director deportivo en la planificación inicial le han condenado ahora a hacer los deberes que no hizo bien el verano pasado. Además, con economía de guerra como ya sabía cuando llegó.

Ir buscando a estas alturas de temporada un organizador y un goleador, los puestos más importantes en cualquier equipo competitivo, es una señal clara de que la planificación fue deficiente o, en el mejor de los casos, insuficiente. A estas importantes carencias puede unirse el discutible perfil del entrenador elegido para un proyecto de ascenso. Pacheta es un técnico trabajador y honrado, con un filosofía de fútbol respetable pero que, quizás, no encaje en un equipo con las necesidades y urgencias del Hércules. Algo que debió tenerse en cuenta en su contratación.

Y descartar jugadores en enero tras ser contratados apenas 6 meses antes es otro indicativo de que algo ha fallado. Todo ello sin contar con la arriesgada apuesta por un jugador como Portillo que aporta más crispación en la grada que goles en el campo. De los sub 23 y los informes técnicos que había en el club sobre algunos de ellos hablaremos en otra ocasión. Con todo esto, es normal que Juan Carlos Ramírez haya perdido la sintonía y la confianza con Dani Barroso desde hace tiempo. sobre todo cuando el directivo sin cargo tiene que rascarse el bolsillo por los errores cometidos en la dirección técnica.

Pocos entienden los últimos movimientos registrados en la plantilla. En el fútbol existen los milagros y hasta se puede ascender con una huída hacia adelante como la de ahora en el Hércules, pero lo normal en estos casos es pegársela. Masificando posiciones ya cubiertas y debilitando lo que funciona no parece la mejor fórmula. Eso es lo que preocupa a muchos herculanos. Tanto que el próximo guantanamera en el Rico Pérez puede que no vaya dirigido solo al banquillo. De hecho, hay quién dice por el club que Pacheta no es el único cuestionado. Esto es lo único que puede explicar tanto bandazo.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?