EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Aroma de derbi

J. A. SOLER / @jasoler65

Pocas veces ha llegado un derbi con Hércules y Elche en mala racha. Casi siempre, uno ha estado en mejor situación que el otro. Incluso, alguna vez ambos se han encontrado en un momento dulce. Sin embargo, en su reencuentro liguero en Segunda B y tras movimientos en los dos banquillos, el duelo de máxima rivalidad provincial aparece marcado con sangre.

Porque el que pierda quedará herido de muerte. No solo tendrá que soportar el dolor por ser superado por el eterno rival, que ya es duro, sino que dejará en nada el efecto del cambio de entrenador. La crisis se instalará en la orilla derrotada pese a gastar recientemente gran parte de su munición.

Por este motivo el derbi es tan trascendente. Marcará un punto de inflexión y ello obligará a los dos equipos a jugar con máxima precaución y, seguramente, con mucho miedo a perder. En este escenario no sería extraño ver un empate que no es bueno para ninguno, pero al menos disfraza por el momento el fiasco de dos proyectos muy alejados de sus elevadas aspiraciones.

El hecho de que en Alicante apenas se hayan vendido poco más de 7.000 localidades y en Elche unas 750 dice mucho de cómo andan ambos conjuntos. Es posible que finalmente se den cita algo más de 10.000 espectadores en el Rico Pérez, una cifra que está muy bien para un partido de Segunda B, pero que parece un poco pobre para un derbi de este calado.

Sobre todo cuando este partido es uno de los más bonitos de España, sea en Primera, Segunda o Segunda B y sobrevive año tras año, década tras década, a las lapidarias gestiones directivas en dos clubes históricos que malviven entre la ruina  generada por los que ocupan sus respectivas poltronas.

Pero un derbi siempre es un derbi. En cualquier categoría. Un Hércules-Elche o un Elche-Hércules no tiene precio. Ni aún estando los dos en las cloacas del fútbol español. Hasta ahí merece la pena asomarse para verlo. Es un patrimonio conjunto y casi centenario que tenemos los alicantinos e ilicitanos.

Con eso ni pueden ni podrán los del palco. Por mucho que se empeñen en reducir a cenizas ambas instituciones. En el Rico Pérez o en el Martínez Valero. Con puro o sin puro. Porque si hay algo puro en el fútbol provincial es el derbi. Porque ahí no hay sitio ni para subastas ni inversores aprovechados. Solo para los que aprecian el aroma tan especial que desprende este duelo.  Y ya sabemos, aquí y allí, los que saben de qué va esto y los que no.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.