EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Apuesta arriesgada

J. A. SOLER / @jasoler65

Demasiadas molestias se ha tomado el Hércules para justificar la continuidad de Javier Portillo como jugador blanquiazul. Pocas veces una prolongación de contrato, que no una renovación pues tenía contrato en vigor al firmar hace dos veranos por tres temporadas, ha tenido tantas explicaciones en un comunicado oficial que, por lo general, suele ser escueto para estas cuestiones.

Y es que tras la incorporación de Dani Barroso a la dirección deportiva del Hércules, la continuidad de Javier Portillo como blanquiazul constituía una auténtica patata caliente para el nuevo cuerpo técnico. Porque el yerno de Enrique Ortiz, aplaudido en el Rico Pérez cuando vino con la UD Las Palmas pocos meses antes de regresar a Alicante, no es un jugador más. Es el “heredero de esto” como dijo en el vestuario el presidente Carlos Parodi en una de sus últimas arengas para concienciar a los jugadores de lo que suponía un descenso a Segunda B.

Un comentario que no hizo ni pizca de gracia en una plantilla que no veía a Portillo como un compañero más, sino como algo mucho más próximo a los que mandan en un club de chirigota. Así es difícil mantener una convivencia normal en un vestuario sometido a unos niveles de presión superiores a poco que se tuerzan las cosas. Algo que ya ocurrió la temporada pasada con el final que todos sabemos.

Si a nivel interno la continuidad de Portillo presenta estos inconvenientes, a nivel social la situación puede derivar en un ambiente perjudicial para el equipo. Basta recordar el esperpético numerito del último partido de Liga en el estadio Rico Pérez con incesantes protestas de la grada tras ver al delantero en el banquillo. Slavisa Jokanovic justificó la suplencia de Portillo porque la crispación que podía generar su presencia en el terreno de juego ponía en riesgo la posibilidad de ganar un encuentro intrascendente.

Curiosamente, la dirección deportiva se ha aferrado a los goles anotados por Javier Portillo para justificar una decisión tomada desde hace demasiadas semanas. Tanto Dani Barroso como Pacheta han sido futbolistas y saben que el rendimiento de un jugador se mide por algo más que goles. En lo deportivo también influyen otros factores que, en este caso, resultan contraproducentes.

Y es que ese mismo discurso del cuerpo técnico blanquiazul respecto a Portillo ya lo utilizaron García Pitarch, Juan Carlos Mandiá y hasta el propio Quique Hernández. Ya vimos todos como les fue. Pero lo peor de todo es como le fue al Hércules en estos dos últimos años con mucha más crispación que goles. Todo eso condujo a una temporada mala con milagro final y a otra pésima que terminó con un dramático descenso. Simples detalles que Dani Barroso y Pacheta habrán tenido en cuenta para jugársela de esta manera.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?