EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Apariencia y contenido en el Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

La vergonzosa situación deportiva del Hércules no debe causar sorpresa a cualquiera que desde el principio se fijara  tanto en el contenido como en la envoltura del último proyecto de Javier Portillo. Porque desde el principio, incluso desde aquel amistoso de agosto con el Jove Español días después de la llegada de Falcón, Samuel o Juli, más de uno empezó a tener la sensación de que este equipo era más de lo mismo por muy aparente que pareciera.

El arranque de la temporada con pinchazos a las primeras de cambio ante el Olot o el Badalona confirmó los malos presagios como se puede apreciar en las crónicas de este medio en el mes de septiembre. Y no es necesario ser adivino o mal agorero para ver que ese tren blanquiazul tenía toda la pinta de descarrilar más pronto que tarde.

Ha quedado demostrado que el actual director deportivo no está para configurar una plantilla competitiva que aspire de verdad al ascenso. Dos años con el socio de Zass Tecnológica al mando de la parcela deportiva han consolidado a este Hércules en la mediocridad. Incluso, firma los peores números en los 15 años que acumula en Segunda B o, lo que es lo mismo, el peor de la historia.

Más allá de la deficiente planificación deportiva, tampoco era difícil imaginar que la salida del Hércules de Sergio Fernández hace un lustro podía convertirse en el karma de un barco que navega hacia el centenario haciendo aguas por babor y estribor, por popa y proa. Que el control de un símbolo de Alicante haya pasado estos últimos años por las manos de personajes como García Pitarch, Quique Pina o un exvicepresidente del eterno rival imputado suena a vender tu alma al enemigo. Y así lo normal es no llegar a buen puerto. Salvo milagro, a ninguno.

Porque desde aquel verano de 2012 el Hércules ha ido de mal en peor tanto en el aspecto institucional como en el deportivo. En cambio, a los que salieron de este proyecto por no comulgar con lo que estaba haciendo el amo les va mucho mejor. Sergio Fernández como director deportivo del vigente finalista de Copa y Carmelo del Pozo como responsable técnico de un Levante instalado en la élite desde que subió con el equipo blanquiazul en 2010.

A estos se une el rechazo de Paco López ante el absurdo y lapidario autobloqueo impuesto por un breve presidente que lo más destacado que hizo en la poltrona fue amenazar con la liquidación de la SAD si Hacienda y el IVF no pasaban por el aro. Aquel farol solo sirvió para que el actual técnico del Levante en Primera División se cansara de esperar y terminara aceptando la oferta para dirigir a un filial que milita en Tercera. El destino ya sabemos a quién ha premiado y a quién ha castigado.

Todo este torrente de despropósitos ha llevado al Hércules a tener tres presidentes y tres entrenadores en menos de un año. Lo único que no ha cambiado por el momento es la dirección deportiva. Está claro que con el promedio de acierto en los fichajes en las dos últimas temporadas hay motivos de sobra para buscarle algún cargo similar al que tiene su excompañero Raúl González en el Real Madrid, de esos con más apariencia que contenido. Como la plantilla que ha construido. Pero a ver quién es el valiente que se lo dice. La afición ya lo ha hecho, pero esa voz únicamente vale para cambiar de entrenadores, no otros responsables.

Buena papeleta tiene ahora Quique Hernández que sabe, como hombre de fútbol, lo que falta y lo que sobra en este  Hércules. Mano izquierda no le falta para manejar algo tan complejo. Otra cosa es que pueda o se atreva a meter el bisturí por ahí. Para ello debería mirar por el retrovisor para comprobar cómo le fue a algunos de sus predecesores en el puente de mando por tragar y como les ha ido a los que no lo hicieron. Será su primera gran prueba de fuego como presidente. Y ya es hora de apostar más por el contenido que por la apariencia. Al contrario, ya sabemos que es imposible encontrar la solución.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.