EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Alicante busca el despegue del empleo convirtiéndose en puerto base de cruceros

J. A. SOLER / @jasoler65

Cerca de 22 millones de personas han decidido realizar un crucero durante este año 2014. Suele decirse que quién realiza un crucero, suele repetir. Muchos, varias veces. Y algunos, cada año. Es una forma de viajar diferente que permite visitar muchos lugares sin mover maletas, lo que genera importantes ingresos para las diferentes localidades que hacen de escala o base de salida de estas travesías en auténticas ciudades flotantes.

Alicante es una ciudad que mira al mar y, en concreto, a su céntrico puerto. A diferencia de otros énclaves portuarios habituales en los itinerarios de cruceros, la capital alicantina ofrece una oferta turística de primer orden para cualquier crucerista que, en este caso, no necesita recurrir a las excursiones que ofrece el propio barco para visitar los diferentes puntos de interés de la zona. Basta con pasear y dejarse llevar por la magia que desprende el Castillo de Santa Bárbara, la playa de El Postiguet, la Explanada, etc. Todo, a escasos metros del puerto.

Y es que el hecho de que la terminal de cruceros del Puerto de Alicante se encuentre a solo unos pasos del centro de la ciudad supone un atractivo más para que los tour operadores aprecien las posibilidades de la Terreta como escala habitual de cruceros. Precisamente, por ello la Agencia Local del Ayuntamiento de Alicante está trabajando en la recuperación de escalas involucrando a toda la ciudad, al propio puerto, al aeropuerto, a los hoteles o al  comercio. La primera decisión fue externalizar la explotación de la terminal de cruceros y la segunda ha sido la liberalización de los horarios en la zona de intensidad turística por parte del Ayuntamiento, una demanda que había formulado el sector.

El objetivo no solo es que Alicante vuelve a ser escala en los itinerarios de las diferentes compañías de cruceros, sino también convertirse en base de salida, lo que generaría más pernoctaciones en la ciudad por parte de los cruceristas que bien, antes de salir o a la finalización del crucero, podrían ampliar su estancia en la capital de la Costa Blanca con todo lo que ello supone para el comercio, restauración y establecimientos hoteleros.

En las próximas semanas podrán verse en el puerto de Alicante grandes cruceros llenos de turistas dispuestos a saborear los encantos de una ciudad repleta de atractivos. En septiembre atracaron en la terminal portuaria el Horizon, de la compañía Pullmantur, con capacidad para 1.762 pasajeros. También lo hizo el Aidavita con un pasaje de 1.687 personas. En octubre llegan el Niew, de Holland América Lines, con 2.610 turistas y el 7 de noviembre lo hara el Serenade of the Seas, de la Royal Caribbean, con 2.496 cruceristas a bordo.

El turismo de sol y playa siempre estará presente en Alicante, pero el despegue económico de la ciudad parece estar estrechamente ligado a la decidida apuesta por otro perfil de turista como es el crucerista. Carlos Castillo, concejal de la Agencia Local de Desarrollo, lo tiene muy claro y trabaja a fondo para conseguir que el puerto de la capital alicantina se convierta en una referencia dentro del mundo de los cruceros. Fundamentos no faltan.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?