EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Aliaga: “San Blas se financia en un 90% con las cuotas de los padres”

GUSTAVO L. SIRVENT

Afronta su segundo mandato como presidente del Baloncesto Femenino San Blas. En estos ocho años que lleva en el club, seis de ellos han sido al frente de la entidad y dos como secretario. Juan Manuel Aliaga llegó a este grupo deportivo porque su hija Laura empezó a dar sus primeros pasos baloncestísticos. Ahora ella está jugando en Liga Femenina 2 con el Cortegada y su padre continúa lo que empezó cuando su niña era alevín. Con él como conductor de la nave, esta formación ha ido creciendo tanto en resultados como en calidad de jugadoras, siendo uno de los clubes referente en la Comunidad Valenciana y de los punteros en España. Ahora su mirada al futuro es positiva y con la meta de llevar al primer equipo a la Liga Femenina 2, categoría a la que ya se intentó dar el salto el pasado verano, pero la Federación lo impidió. Estas son las palabras de un hombre cercano en el trato y directo en la respuesta.

-Según el listado oficial de la Federación Española de Baloncesto San Blas ocupa la decimoquinta posición de clubes femeninos en España. ¿Cómo se llega hasta ese punto?
-Sin prisa pero sin pausa. Se llega con un trabajo riguroso. Intentando sentar bases en instalaciones, técnicos y muchas horas de trabajo, la mayor parte no remuneradas tal y como está la situación.

-¿Cuántos directivos componen ahora la junta?
-Presidente, vicepresidente y cuatro vocales.

-¿Y entre todos pueden llevar todo el conglomerado del club?
-Se lleva como se puede. En realidad, lo ideal sería que hubiese más gente implicada, pero si tienes una buena estructura se puede llevar no con muchos directivos. Lo que hace falta es gente que colabore en acciones puntuales no teniendo por qué ser directivo. Esto no es un coto cerrado. Nos encantaría en vez de ser seis, ser ocho, diez o doce. Hay gente que te da ideas, pero cuando le dices que sea directivo se echa un poco atrás, pero tenemos a personas que sin decirles que formen parte del equipo sí que colaboran. Ahora tenemos las cosas muy organizadas y salvo momentos puntuales como principio de temporada lo llevamos bien.

-¿Cómo se financia el club?
-En un 90 por ciento de las cuotas de los padres. Hoy en día en baloncesto femenino, hasta lo que yo conozco, no sería posible sin los padres. Que sus hijos practiquen deportes es casi un artículo de lujo. Este año hemos tenido bajas y aunque tampoco pedimos explicaciones, seguro que hay un porcentaje importante que han sido porque no pueden soportar las cuotas.

-¿Qué paga cada niña?
-De categoría autonómica son 50 euros mensuales. Está eso y una especie de cuotas suplementarias porque si no, no equilibras el presupuesto.

-¿Cuántos patrocinadores tienen?
-Tenemos a Suma, que ya hemos firmado el contrato y lo hemos presentado; en el júnior Neumáticos Motoval Torrevieja y varios que tenemos en el aire que no están cerrados y fíjate la altura de temporada en la que estamos. Luego tenemos un club de empresas que pagan la cuota equivalente a la de un socio, pero solo hay dos o tres. Estamos intentando darle vueltas al tema y buscar ingresos que sean por cantidad, no por calidad. Nosotros agradecemos profundamente a los padres porque sin ellos no sería posible la supervivencia. Fíjate que si luego algún equipo va al Campeonato de España, que en los últimos años ha sido en Lanzarote, lo sufragan ellos, que son previsores y durante el año van haciendo hucha para que las crías puedan ir a jugar.

-¿Con qué presupuesto se mueve el club esta temporada?
-Exactamente no sabría decirte, pero cercano a los 100.000 euros. Llevamos tres años que estamos recortando por todos los lados porque el empeño de esta directiva ha sido reducir gastos y no subir cuotas. Hemos mantenido las premisas indiscutibles para nosotros como que nuestras niñas, en todas las categorías, entrenen en pabellón cubierto porque así no se pierden ningún entrenamiento. No es que nos consideremos más sibaritas que otros sino que es una filosofía que adoptamos para que las chicas puedan entrenar siempre. Y luego mantener a los técnicos, a los que no pagamos, entre comillas. Lo que hacemos es compensarles los gastos que tienen por estar con nosotros, pero sin todos ellos no sería posible.

-¿Con cuántas niñas y técnicos cuenta San Blas?
-Técnicos estamos sobre los 12 y niñas estamos cerca de las 160 entre los 14 equipos que tenemos.

-San Blas es un referente en la Comunidad Valenciana a nivel de resultados, pero también lo es a nivel de la selección autonómica, donde la mayoría de niñas pertenecen a su club. ¿Cúal es la receta para conseguirlo?
-Viene un poco en paralelo a lo que comentábamos antes. Hace ocho años cuando yo empecé llegar a un sector o a una final autonómica era especial y a raíz de ver aquello decidimos dar un paso más sin perder la vertiente lúdica o social y dedicamos a enfocar los primeros equipos de cada categoría a una parte más competitiva, con más exigencia. Se recogió una buena generación de jugadoras, se empezó a progresar, cambiamos de pistas, nos fuimos de Franciscanas a Rafa Pastor y Pitiu, etc, hicimos hincapié en técnicos que considerábamos que nos podían aportar ese plus para mejorar y comenzaron a llegar los resultados. Además, a través de los resultados tienes mayor facilidad para acceder a las jugadoras de la provincia. Se puede resumir en rigor, seriedad, ambición y mucho trabajo. Todo eso conlleva una mejor competitividad, mejor preparación y formación hace que aportemos muchas jugadoras a la selección autonómica.

-¿Cuáles son los objetivos del club tanto a nivel de base como del primer equipo?
-En categorías inferiores nuestra obligación, como así lo marcamos en cada inicio de temporada, es estar en todas las fases sector autonómicas y luego intentar llegar al Campeonato de España. El sénior para nosotros tiene que ser nuestro buque insignia. Toda esta evolución de la cantera de tener equipos en campeonatos de España, de tener jugadoras en selecciones autonómicas y algunas en dinámica de selección española, hay que darle una continuidad lógica. Para tenerla, y sin menospreciar a la Primera Nacional, hay que intentar llegar a Liga Femenina 2. Lo ideal y lo ético sería conseguirlo a nivel deportivo y si no se puede y se dan las circunstancias de que tenemos unos apoyos porque presuntamente hay unas vacantes sí que quisiéramos dar ese paso. En caso de ascender, nuestra intención no es fichar a diez jugadoras de fuera y perder nuestra identidad del club. La idea sería jugar con siete u ocho jugadoras de la casa y hacer tres o cuatro fichajes, que a ser posible fueran de Alicante o de la propia Comunitat que están jugando fuera.

-Hablando de Liga Femenina 2. Quería conocer lo que sucedió este verano para que San Blas no pudiera dar el salto de categoría, ya que ha habido varias versiones de lo sucedido. Unas decían que había sido la FEB quien negó la plaza y otras que San Blas no tenía el suficiente dinero para pagar el aval. ¿Cómo fue todo?
-Somos conscientes de la reglamentación y de que hay un plazo para presentar la documentación y solicitud de una plaza. Como éramos conscientes de que deportivamente no teníamos derecho, habíamos hecho unas gestiones, teníamos unos contactos y unos patrocinadores apalabrados que nos cubrían prácticamente el presupuesto. Luego contábamos con un compromiso verbal de las instituciones de que directa o indirectamente nos iban a ayudar a cubrir el resto. Nosotros esperamos a que acabase el plazo oficial de inscripción de equipos para ver si había vacantes. Llega la fecha límite y no se cubren las plazas, entre otras cosas porque la FEB aprueba dos grupos de 14 equipos. Hago las gestiones oportunas y presento la solicitud. A partir de ahí se dan una serie de plazos adicionales para los equipos que les faltaba por presentar la documentación. Entonces nos contestan diciendo que se agradece nuestra intención pero que no se nos admite nuestra solicitud porque el cupo está completo ya que la FEB decide finalmente sacar dos grupos de 12 equipos. Luego, a posteriori, se nos ha dicho que teníamos que haber presentado la documentación en la primera tanda. Si eso es una estrategia ya lo tendremos presente para otro año. Yo no le reprocho nada a la Federación Española porque se puede interpretar que buscaban dos grupos de 12 y que uno de 13 les obligaría a descansar una jornada y descuadras un poco el calendario. Sí me choca que cómo está la cosa no nos aceptaran. El objetivo de San Blas no es salir en Liga 2 ya mismo, pero me da pena que teníamos unos apoyos que como no pudimos jugar en esa categoría han invertido ese dinero en otro deporte. No sabes lo que va a pasar el año que viene.

-¿Ve al club preparado para dar el salto de categoría?
– Conociendo a la gente del club y lo que es la competición, creo que sí. Seguro que, como novatos, tendríamos nuestros errores, pero no es un reto que nos asuste.

-Aparte, habría que captar una masa social que ahora mismo no hay porque nunca ha habido un equipo referente en baloncesto femenino…
-Es la pescadilla que se muerde la cola. Los padres van a ver los partidos de sus hijas. En los del sénior y hay un grupo de gente regular, pero hay un derbi como el otro día ante el Akra donde hubo 600 personas o cuando viene el Ros en categorías inferiores y también está el pabellón lleno. Quiero decir con esto que en el momento que tú le puedas ofrecer a la gente un producto atractivo, seguro que acude, aunque Alicante es una ciudad complicada. Nosotros estamos en esta ciudad, pero también es cierto que en algún momento hemos tenido alguna proposición de deslocalizarnos a alguna población de la provincia más pequeña, pero nuestra intención es seguir en la capital.

-Se habló hace cinco años de una posible fusión entre San Blas y Akra. Ahora también se podría añadir Cabo Mar. ¿No podría ser esa una solución para que el baloncesto femenino en la ciudad no solo aspirase a Liga Femenina 2 sino a estar en la élite?
-Es una vía que se está haciendo en muchas ciudades. Teóricamente lo veo positivo, pero le veo un hándicap que es la competitividad en las categorías inferiores. Participé hace cinco años en esa reunión que dices, pero no llegó a buen puerto. En aquel momento se habló de una fusión a nivel de equipos sénior e intentar mantener las canteras. En las primeras fases de las categorías base, sin querer menospreciar a nadie, nuestros partidos son sencillos, entre comillas. Si el único encuentro competitivo que tienes es contra Cabo Mar o Akra y lo fusionas en un mismo club, prácticamente esa primera fase perdería todo su atractivo. Por nuestra parte no sería un hándicap si se dieran las condiciones para ello, pero entiendo que es una situación compleja.

-¿Tiene fecha caducidad en el cargo?
-Sí, cuando se acabe este mandato, del que quedan dos años. No tengo ningún interés por aferrarme al cargo. Estoy en esto desde hace ocho años y desde hace cinco no soy padre de jugadora del club, con lo cual creo que está más que demostrado que no estoy por ningún interés especial. Esto lo hago porque me gusta porque si no sería imposible. Mi hija estaba jugando en un patio de colegio, las personas de este club la captaron, se enganchó a esto, yo con ella, y es una pequeña manera de devolverle al club todo lo que ha hecho por ella y que otras niñas tengan las oportunidades que el club le dio a mi hija.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?